El Villarreal se abona a Europa

Deportes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Villarreal jugará competición europea por quinta temporada consecutiva. No falla desde su regreso a la máxima categoría en 2013. Atrás queda en los últimos meses alguna irregularidad, también un cambio de entrenador. Al final el equipo que adiestra el novel Javier Calleja estuvo donde debía y ha ganado cuatro de sus últimos cinco partidos para llegar a la meta. El último lo venció tras abusar de un Deportivo moribundo, un espectro que se va a Segunda División entre el merecido reproche de sus seguidores tras una temporada en la que reinaron, de principio a fin, nefastas decisiones deportivas. El Villarreal peleará en la última jornada por acabar quinto, pero como poco será sexto. Y el premio es el mismo: accede directo a la fase de grupos de la Europa League. Así lo festejó la piña de jugadores amarillos sobre un vacío estadio de Riazor cuando supieron que el partido entre Betis y Sevilla finalizó con empate, el resultado que más les convenía para no caer a la séptima plaza en el cierre del campeonato.

Deportivo

4-3-3

Clarence Seedorf

13

Rubén

6

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Albentosa

3

F. Navarro

2

Cambio Sale Mujaid Sadick

Juanfran

16

Luisinho

14

Krohn-Dehli

17

Cambio Sale Mosquera

Federico Valverde

20

Cambio Sale Bakkali Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Guilherme

7

Lucas Pérez

19

2 goles Gol Gol Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Borja Valle

15

Adrián

1

Asenjo

11

Jaume Costa

3

Álvaro

2

Mario

6

Víctor Ruiz

10

2 goles Gol Gol Cambio Sale Cheryshev

Samu Castillejo

28

Cambio Sale Sansone

Raba

8

Fornals

14

1 goles Gol Cambio Sale Javi Fuego

Trigueros

16

Rodri

9

Bacca

Villarreal

4-2-3-1

Javier Calleja

Todo quedó enfilado desde bien pronto. En el primer minuto marcó el Villarreal. Lo hizo Samu Castillejo al encontrar una rosca monumental desde el pico del área que llegó a la red por toda la escuadra. Todo lo que ocurrió en adelante fue previsible. El Villarreal gestionó el partido ante un oponente que encontró algún rapto de orgullo, pero también se topó entonces con sus limitaciones y las taras que le han llevado al pozo. Asenjo se hizo grande para evitar que el partido se le torciese a los amarillos, frustró dos intentos de Borja Valle y Lucas Pérez, siempre le dio seguridad al Villarreal. Y el Deportivo se cayó porque sin balón es debilísimo. Como todo el año.

Lo evidenció Trigueros con un gol de partido de pretemporada. El magnífico centrocampista del Villarreal mostró la diferencia de intensidad y de empeño que distanciaba a ambos equipos. Se aprovechó de una presión que tiró tarde y mal Guilherme para encontrar un latifundio en la medular del Deportivo, abrir el juego hacia el flanco izquierdo y entrar sin oposición hasta la cocina para rematar de cabeza. La acción retrató una vez más al centrocampista brasileño, cuya aportación al equipo es un misterio, en todo caso menor al de que haya sido utilizado como indiscutible por todos los entrenadores que han pasado por el equipo en los dos últimos ejercicios. Esta vez Seedorf le dio el relevo en el entretiempo.

Para entonces el Villarreal ya llevaba tres goles de ventaja porque Luisinho hizo la estatua para habilitar a Castillejo en otro sainete defensivo sobre el final del primer acto. Fue en ese momento, al descanso, cuando los dos centenares de Riazor Blues que estaban en la grada abandonaron su ubicación habitual en la grada. A través de las redes sociales comunicaron el motivo: “A los dirigentes del Dépor les molesta que sean criticados”. El club cortó la megafonía que habilitó hace unos meses, a petición de ese grupo de seguidores, para fomentar la animación en el estadio. Lo último que se escuchó a través de ese altavoz fue un insulto coreado hacia el presidente del Deportivo, “Tino, cabrón, sal de Riazor”, que fue replicado con silbidos desde diversas zonas del estadio.

Entre las discrepancias y el amargor local, el Villarreal hizo lo que debía. Guardó la pelota con Rodri y Trigueros a los mandos e incluso dio la sensación de que evitó hacer más sangre porque le faltó malicia en el área para hacer una sangría. Los futbolistas del Deportivo trataron de rescatar un ápice de dignidad para que el asunto no terminase en ridículo. Marcó Borja Valle tras un saque de esquina mal defendido que Lucas Pérez tocó en el segundo palo, una alerta de que el partido ya estaba rebajado. Pero nada había terminado. El Villarreal dejó pasar varias veces la sentencia y acabó apurado por un nuevo tanto de Borja Valle con cinco minutos por jugar. Pero el Deportivo no tuvo ni la bala del empate y sobre la hora Bacca se sacó un pase de rabona que Cheryshev envió a la red para que no quedasen dudas de que el Villarreal ganaba aquello cuando y como quisiese.

Fuente El País - España