La lesión de Diego Costa deja al Atlético sin referencia

Deportes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Diego Costa ya no soportaba más el dolor en el pie izquierdo y el domingo, al término del partido en Girona (1-1), decidió poner fin a su sufrimiento. Esta semana, probablemente este miércoles, será operado en Brasil de las molestias que padece en el quinto metatarsiano por un tornillo que le fue colocado en esa zona del pie en una intervención quirúrgica de hace once años. La opción de seguir un tratamiento conservador que evitara esta nueva operación fue descartada por el jugador, que viajó el lunes por la noche a su país de origen. El objetivo es recuperarle antes de los octavos de final de la Liga de Campeones que comenzarán a disputarse el próximo 12 de febrero. Estará unos dos meses de baja, en los que al menos se perderá siete partidos de Liga, la vuelta de los octavos de final de la Copa y los cuartos y las semifinales si el Atlético llegara a esas fases.

Costa llevaba más dos meses soportando el pie dolorido y hace tres semanas, justo antes del parón internacional, las dolencias se agudizaron. Tras su reaparición ante el Barcelona (1-1), partido en el que rompió su prolongada sequía goleadora de 18 jornadas de Liga sin marcar, el goleador hispano brasileño se resintió. No jugó cuatro días después contra el Mónaco en la Champions por precaución. El domingo, en Montilivi, tras un tremendo sobreesfuerzo de 90 minutos en los que provocó el gol en propia puerta del Girona con un gran control previo al desvío de Ramalho, el delantero dijo basta.

Costa ha percibido, como el central uruguayo Giménez, que las urgencias por hacerle jugar han terminado por desembocar en esta operación. El jugador ha llegado a confesar en privado que ha sido demasiado expuesto a las críticas por su bajo rendimiento mientras soportaba en silencio las dolencias. En lo que va de temporada Costa sumaba dos goles en la Supercopa de Europa, uno en el campeonato liguero y otro en la Liga de Campeones. Repescado en el mercado invernal de hace un año tras pagar al Chelsea cerca de 50 millones de euros, su impacto en el equipo ha tenido más que ver con la liberación de Griezmann como segundo punta, que con su propia capacidad goleadora. El aumento salarial del francés también había causado zozobra en el ánimo de Costa, que ha solicitado a través de su agente, Jorge Mendes, una mejora en el contrato. Mendes ha ofrecido al jugador en el mercado chino y el Dalian Yifang, el mismo club en el que desembarcaron Gaitán y Carrasco, ha preguntado por él.

El panorama al que se enfrenta Simeone sin Costa es inquietante si pretende jugar con un delantero de referencia. Desde el club deslizan que, ahora mismo, no piensa en acudir al mercado invernal. A Simeone le agrada, además de Edison Cavani, que solo llegaría si saliera Costa, el goleador del Celta Maxi Gómez, que está tasado en 50 millones de euros. Sin un traspaso de Costa, tanto en el caso de Cavani como en el Gómez, las arcas del Atlético no soportarían una nueva inversión tras afrontar la millonaria renovación de Griezmann, el nuevo estadio y los cerca de 110 millones de euros que supusieron la llegada de Lemar, Rodrigo y Kalinic. El croata, fichado como tercer delantero tras la marcha de Fernando Torres a Japón, solo ha dejado detalles en algunos movimientos sin balón y en algunos controles de espaldas a la portería. Kalinic, que hasta ahora no parece encajar en el juego veloz y vertical que propone Simeone, no ha marcado en los 396 minutos que ha disputado, repartidos en siete partidos de Liga, dos de Champions y uno de Copa.

La alternativa de Correa como acompañante de Griezmann ha sido utilizada en varias ocasiones por El Cholo, pero pierde poder en los balones largos aéreos. Gelson, por su velocidad, es el otro gran intento del técnico de este curso para tener pareja de Griezmann ante las lesiones de Costa. Ya sólo le queda probar al multiusos Saúl, que va bien de cabeza y tiene buen disparo.

Fuente El País - España