“Pedimos un partido en paz”

Deportes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“¡Fabio, a vos no te hace falta peinarte para la foto!”.

Es difícil, seguramente imposible, encontrar un grupo de amigos en Argentina ajeno a la cargada (burla). Como un apartado implícito en el DNI, a cada persona le toca su mote: el Flaco, el Narigón, el Conejo, el Mono o la Pulga. Y de la guasa fraternal a la chanza entre desconocidos, para terminar por fastidiar a los rivales. Sin mala intención, incluso cuando el escenario es el Santiago Bernabéu y los protagonistas son dos de los máximos representantes de las peñas de River Plate y Boca Juniors en Madrid. “Tengo la camiseta de Ponzio, el que siempre vuelve”, rivaliza Fabio Vides, portavoz de la filial de River en Madrid, de 150 miembros, en referencia al capitán del club de la banda, que se benefició con el retraso del duelo de vuelta y pudo superar una lesión muscular. “Y yo la de Tévez, ¿te acordás del baile de la gallina?”, contesta Leonardo Polzello, de la Peña Boca Juniors Madrid (100 personas). Un recuerdo ácido para la afición de River: en el superclásico en las semifinales de la Copa Libertadores de 2004, Tévez celebró su gol agitando los brazos pegados al cuerpo en el Monumental.

Los misiles, en modo de burla, le ponen gracia a la conversación. Vides y Polzello se conocen, se respetan, sobre todo anhelan un superclásico en tranquilidad. “Lo único que pedimos es un partido en paz, que la gente que viene de afuera tiene que saber que Madrid es nuestra ciudad y que hay que cuidarla”, sostiene el portavoz de River. “Este es un sueño del que no quiero despertar, pero la final tiene que ser una fiesta del fútbol. Una fiesta para todos”, añade el peñista de Boca.

La frustrada final en el Monumental ha dejado mella en las aficiones de River y de Boca en Madrid. “El decorado acá es muy lindo, el Santiago Bernabéu es espectacular, pero a nosotros nos hubiese gustado jugar este partido en nuestra casa, en el Monumental”, opina Vides. Y a la afición de Boca, en principio, beneficiada por disputar la vuelta lejos del estadio de su eterno rival y con presencia de ambas aficiones, tampoco les hace ilusión el superclásico en Chamartín. “¿Al Barcelona le gustaría ganarle una final al Madrid en el Bernabéu, no?”, cuestiona el portavoz de Boca; “bueno, a nosotros nos pasa lo mismo. Queríamos ganar en la cancha de ellos”.

Queremos que nos reserven Colón o Cibeles", dice el peñista de Boca

Una tarde triste de Buenos Aires a Madrid. “Habíamos reservado un local para 400 personas cerca del Bernabéu. Teníamos todo organizado con las pantallas y el cotillón. Yo estaba en la puerta controlando la entrada de la gente. No entendíamos nada de lo que estaba pasando en el Monumental, no podíamos creer que no se jugara”, cuenta Vides. “Nosotros éramos 600, la desilusión de la gente fue increíble, no se querían ir del lugar que teníamos reservado. Unos inadaptados que nos robaron la final”, interviene Polzello. “Sí, es verdad. Unos inadaptados en la calle y unos ineptos en el control. No puede ser que esa zona estuviese liberada, parece que tenían ganas de que el partido se suspendiera”, remata Vides.

El Bernabéu es lindo, pero era mejor nuestra casa", afirma el representante de la filial de River

En Madrid no quieren problemas. Hoy los representantes de las peñas de River y de Boca se reunirán con la organización de seguridad. “Quieren saber cómo nos vamos a mover, qué tenemos planificado para los días previos y para el del partido. Por ahora, lo único que sabemos es que a nosotros nos toca la zona norte del estadio y de la ciudad y a ellos la zona sur”, explica el representante de la filial de River. “Se habla también de una Fan Zone, pero todavía no nos han confirmado nada”, tercia Polzello; “supongo que nos dirán todo hoy, de la misma manera que el lugar para celebrar. Pedimos que nos puedan reservar la Plaza Colón o Cibeles, pero no sé qué es lo que quieren los de River. Quizá lo harán en Neptuno”.

Nueva ciudad, nuevo problema. En Buenos Aires no hay dudas, el ganador celebra en el Obelisco. Pero, al menos por un día, se acabaron las noches celebrando los triunfos de sus equipos. “Me mudé a España en 2004. Al principio, muchas veces no tenía ni cómo ver los partidos. Llamaba a mi mamá para que me contara qué estaba pasando. Era muy difícil para mí vivir sin River. Después, a través de grupos por internet, empecé a conectar con gente y armamos la filial. Hoy somos la más importante, tenemos mucha relación con el club, pero no con las Barras. Somos gente que le damos todo al club sin pedir nada a cambio”, asegura Vides. A la peña de Boca en Madrid les pasa algo similar. “A veces con las Barras te tenés que relacionar, pero nosotros somos un grupo de amigos, una familia. No lucramos con nada. Todo es por amor, si hasta pagamos de nuestros bolsillos los bombos y los paraguas”, completa el peñista de Boca.

Hoy, pasaron de la organización amateur a la profesionalización. “No nos para de sonar el teléfono. Entre los máximos responsables de la filial nos dividimos las tareas. Uno se encarga de los directivos, otro del merchandising, yo de la prensa. Y así estamos”, subraya el aficionado del club de la banda. “La gente está muy nerviosa, nos llaman todo el tiempo, quieren saber cómo conseguir sus entradas. Estamos sin dormir, pero valdrá la pena. Tenemos un final acá. Hay que festejar”, dice Polzello.

“Desde que me mudé a Madrid, he festejado muchos títulos”, celebra Vides. “Y también un descenso”, cierra, con guasa Polzello. No podía faltar la burla, la cargada para los argentinos.

Fuente El País - España