La oferta de ocio para el turista es inconmensurable. Puedes esquiar, tomar el sol, surcar las aguas en moto acuática, beber alcohol carísimo, visitar gratuitamente centros comerciales con un acuario de cinco plantas repleto de tiburones y ruinas grecorromanas de papel cartón. Todo es falso e imponente, el show de luces del edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa, ilumina los 828 metros de altura con miles de colorines formando dibujos y banderas frente a una fuente con chorros de agua de 50 metros. No puede ser más gay.

A todos nos gusta un cierto reconocimiento en lo que hacemos. Hay personas que lo necesitan de la mayor parte de quienes le rodean y otras que son más selectivas. El músculo de la búsqueda de reconocimiento es innato: comienza en nuestra infancia, persiguiendo a nuestros padres para que vean lo bien que hacemos las cosas, lo que nos ayuda a forjar autoestima y seguridad en nosotros mismos. Durante la adolescencia, la opinión del grupo gana fuerza (muchas veces en exceso) y, ya de adultos, seguimos en esta búsqueda dependiendo de nuestro carácter, ya sea a la hora de cocinar, hacer un informe o bailar en una discoteca. El problema lo

No sé si existe un país tan amante del terruño y tan aficionado a la jardinería como Francia. Muchos franceses de provincias cultivan su propio jardín y su huerto y se ensucian las manos con orgullo aunque sean ejecutivos de cuello blanco y bien planchado. La casa con jardín significa en realidad en la mente del francés casa con jardín y huerto. Y me pregunto también si hay un país más obsesionado con la calidad de la alimentación que el Hexágono. A los franceses les gusta comer bien, pero sobre todo les gusta cultivar bien. Las frutas y verduras del extranjero no son muy bienvenidas en el territorio ni en el imaginario francés porque se

Para muchos hombres perder pelo empieza a ser un problema a mediana edad y se convierte en su caballo de batalla durante el resto de su vida. La calvicie común o alopecia androgénica es la causa más habitual de la pérdida de pelo y está relacionada con una alteración en las hormonas masculinas o andrógenos, marcada por una predisposición genética. Según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), este tipo de alopecia —entre las más de 100 variedades distintas— afecta a un 40% de los hombres entre 18 y 39 años y a un 95% de la población masculina mayor de 70 años.

Más artículos...