Informar es la principal misión de la prensa. Y esa información implica desde destapar corrupciones ocultas, hasta alertar sobre riesgos que afectan a la salud pública. En este último aspecto, tan importante como informar es hacerlo en los justos términos. Es decir, sin reducir ni agigantar la amplitud de dicha amenaza. Y eso es lo que nos reprocha un grupo de parasitólogos de peces y cetáceos que me ha escrito acusándonos de exagerar la alarma sanitaria en el artículo “Cada vez hay más anisakis: este es el plato que debería evitar”, publicado en la edición digital de la revista Buenavida, que EL PAÍS recogió en la portada de su web el

A los 20 años tuve una aventura con alguien de quien estaba locamente enamorada. De esos que empiezan a gustarte a los 15 y ya no consigues quitártelos de la cabeza. Me parecía el hombre más guapo, más listo, más elegante y más de todo del mundo. Ningún otro era tanto como él. Hasta el punto de que después de la única noche en la que tuvimos sexo, me pasé años pensando que había sido magnífica por el simple hecho de haberla pasado con él. La experiencia en sí fue de lo más mediocre y, por supuesto, la he eliminado de mi memoria. No pasó nada reseñable. No me sentí especialmente querida. No me dieron ni la mitad de lo que me hubiera gustado

Revisar con frecuencia el perfil en redes sociales de una tercera persona a escondidas de la pareja es considerado un 'microengaño' por el 41% de las 7.000 personas entrevistadas por las webs de citas Victoria Milan y NextLove. El nuevo término se refiere a acciones digitales a las que una parte de la pareja no da importancia, mientras que la otra puede llegar a considerarlas una infidelidad.

Más artículos...