Lluís Homar, emigrante entrañable en tiempos de Vox

Gente
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Un abuelo emigrante recién llegado de un país de Extremo Oriente huyendo de una guerra y que trata esforzadamente de entender el país que le acoge (que podría ser Francia), aunque no comprende su lengua ni su cultura. Ese es el entrañable y paciente señor Linh protagonista de la novelita de Philippe Claudel con aire de fábula La nieta del señor Linh (Salamandra, 2005, La Magrana en catalán) que ahora llega a los escenarios encarnado por el actor Lluís Homar en un montaje de uno de los grandes directores europeos actuales, el belga Guy Cassiers.

La néta del senyor Linh, en versión catalana de Sergi Belbel, nada menos, se estrena hoy jueves en el teatro El Canal, en Salt (Girona), en el marco del festival Temporada Alta y se representará luego en el Teatre Lliure (13 al 30 de diciembre). El espectáculo, en el que Homar interpreta todos los papeles (el narrador Linh y su amigo el señor Bark) y que adopta el punto de vista del emigrante sobre Europa, llega en un momento especialmente significativo, y así lo reconocen sus creadores, con el ascenso de Vox en España a raíz de las elecciones andaluzas.

Cassiers afirma que ha querido hablar de la Europa de hoy y “su confusión”, y que ha tratado de "comprender qué piensa alguien que llega aquí". .El director es un creador eminentemente político que ha reflexionado sobre la historia europea y sus aspectos más oscuros en espectáculos como Duister hart, adaptación de El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, o sus dos montajes sobre el nazismo, Le sec et l'humide, centrado en el nazi belga León Degrelle, y Les Bienveillantes, sobre un oficial de las SS medio francés, basados respectivamente en el ensayo y la célebre novela de Johnathan Littell.

La nieta bebé del señor Linh, Sang Diu, que da título a la novela y a la obra teatral, tiene un papel especial . "Es el motor del señor Linh, la fuerza que él encuentra para vivir", afirma Homar. "Todo es por la niña".

El director de Temporada Alta, Salvador Sunyer, destacó en la presentación de La néta del senyor Linh la dimensión paneuropea del proyecto, que incluye versiones de la pieza en flamenco, francés, inglés y catalán, con diferentes actores, y demuestra que "hay muchas Europas, está la de la economía, pero también la de la cultura". El montaje que protagoniza Homar tendrá también versión en castellano y girará por España. "El tema", sintetizó Sunyer, "son los refugiados, algo que nadie sabe cómo afrontar y por eso pasa lo que pasa en las elecciones, y no citaré ningunas".

Cassiers señaló la "gran aventura" que es desarrollar un mismo espectáculo en diferentes montajes y lenguas. "Cada vez vuelvo a montarlo con un actor del país coproductor, son señores Linh diferentes, el del francés Jérôme Kircher, el del flamenco Koen De Sutter, el de Homar... pero al tiempo resuena la misma historia. Me gustaría poder un día hacerlos subir al escenario todos juntos, ofreciendo una especie de oda a la riqueza y singularidad de los diversos relatos europeos".

Cassiers subrayó que el montaje con Homar no es un remake, aunque hay cosas que son iguales en todas las versiones, y recalcó que se trata de "un espectáculo de Lluís". El actor cada vez, explicó, no solo dice el texto en su lengua en escena sino que crea imágenes, “es el responsable de ayudar a que el público desarrolle su imaginación". La historia que cuenta la obra, "es muy corta, la de una persona que llega a Europa, un refugiado, que no conoce la lengua; viene de una guerra en su país. Claudel pone el foco en cómo esa persona ve nuestra sociedad, nuestra civilización". Muestra, dijo, lo importante que es la fuerza de la imaginación para encontrar una forma de sobrevivir en el nuevo entorno. "La del señor Linh es una situación nada ideal, la lengua siempre es importante, pero encuentra un puente en la amistad. La obra plasma cómo la amistad puede sobrevivir a la lengua".

Para el director, la historia "toca mucho, es muy conmovedora. Y no es una historia de blanco y negro".

Para Lluís Homar, que haya otros compañeros de profesión que hagan el mismo papel con el mismo director "resulta extraño, porque siempre tienes la sensación de propiedad del personaje, y que haya cuatro...". A Cassiers le ha gustado mucho el trabajo de Homar. "Me ha dicho que le agrada que no me ponga delante del personaje sino a su servicio". También valora el director la experiencia cinematográfica del actor, pues en escena ha de actuar no solo ante el público sino ante una cámara en directo.

La nieta bebé del señor Linh, Sang Diu, que da título a la novela y a la obra teatral, tiene un papel especial en la obra. "Es el motor del señor Linh, la fuerza que él encuentra para vivir. Todo es por la niña". Homar destacó de su personaje que nunca se siente víctima, siempre ve lo positivo, aunque no entiende que haga tanto frío. Mantiene la esperanza y no se deja vencer".

 

Hacer de asiático sin serlo

Homar, que es bastante caucásico, encarna al señor Linh que proviene de un país asiático, Vietnam, aunque Claudel no lo dice. Tras la reciente polémica surgida en el Lliure por el hecho de que un actor blanco interpretara a un personaje negro en Àngels a Amèrica, ¿no supone problema la raza del intérprete de La néta del senyor Linh?“Ya nos han criticado en las redes”, se lamentó la directora artística del Lliure, Aurora Rosales. “Estamos en el foco, hagamos lo que hagamos”. Homar señaló que el problema en la obra no es la raza del personaje, sino lo que siente y lo que dice y reflexionó: “¿Tendríamos que haber puesto a un vietnamita que hablara catalán?”. Cassiers se refirió a otra polémica, la de Jan Fabre y las denuncias que le han hecho de abusos. Dijo que hay que esperar a ver qué dice la justicia y no juzgar antes al director en los medios.

Fuente El País - España