Jane Fonda: “Lleva mucho tiempo superar la culpa cuando tu madre se suicida”

Cine
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La vida de Jane Fonda también tiene un gran y traumático agujero negro por muy famoso que fuera su padre, el actor Henry Fonda, y muy elegante que fuera su madre, Frances Ford Seymour cuando ella nació. No es la primera vez que habla del suicidio de su madre en 1950, pero un nuevo documental de HBO sobre ella –Jane Fonda in Five Acts (Jane Fonda en cinco actos)– vuelve a provocar esa ronda de entrevistas promocionales en las que salen las luces y las sombras de esta actriz que ya ha cumplido 80 años aunque a veces cueste creerlo.

Fonda, que habla en el documental sobre este momento que marcó su vida para siempre cuando ella solo tenía 12 años, recuerda cómo fue crecer con una madre bipolar y cómo consiguió comprenderla y perdonarla muchos años después. En una entrevista para People TV Jane Fonda explica este sentimiento de la siguiente manera: “Si tienes una madre que no es capaz de reflejarte a través de los ojos del amor, eso tiene un gran impacto en tu sentido del yo”.

Los hermanos actores Peter y Jane Fonda, en los Oscar, en Los Ángeles, en 2015. ampliar foto
Los hermanos actores Peter y Jane Fonda, en los Oscar, en Los Ángeles, en 2015.

“Cuando eres niña”, continúa explicando la actriz, “siempre crees que tuviste la culpa porque un niño no puede culpar a un adulto porque depende de él para sobrevivir. Lleva mucho tiempo superar esta culpa”.

El actor Henry Fonda se casó con Frances Ford Seymour, una mujer de la alta sociedad en 1936. Los dos hijos del matrimonio, Peter y Jane, vivieron mucho tiempo engañados porque su padre les dijo que ella había muerto de un ataque al corazón y no que se quitó la vida cortándose la garganta mientras estaba ingresada en una institución mental próxima a su lugar de residencia. Jane Fonda descubrió la verdad tiempo después cuando lo leyó en una revista de cine.

“Nunca conocí a mi madre porque era bipolar”, afirma Fonda en su encuentro televisivo. “Cuando escribí mis memorias en 2005 se las dediqué a ella porque era una forma de saber que así me vería obligada a tratar de descubrirla”. La intérprete y activista consiguió acceder a los registros médicos de su madre y explorar los antecedentes de sus dos progenitores para intentar entender cómo eran realmente como personas. “Cuando realizas este tipo de investigación, sí llegas a obtener respuestas. Las suficientes para que pudiera decir: ‘No tiene nada que ver conmigo”, afirma Jane Fonda.

La actriz especifica que no se trata de que sus padres no fueran cariñosos, pero sí que tuvieron problemas que un hijo necesita conocer para sentir empatía por ellos. “Es entonces cuando puedes perdonar”, concluye Fonda.

No es la primera vez que la actriz, que coprotagoniza desde 2015 la exitosa serie Grace y Frankie, habla de este momento de su vida. Sus sentimientos se conocieron cuando se hicieron públicas sus memorias, y volvió a convertir esta experiencia en un acto público para ayudar a otros hace cuatro años, cuando acudió al 40 aniversario del Centro de Tratamiento de Violaciones de Los Ángeles y habló en público sobre cómo descubrió que su madre fue violada cuando tenía ocho años. Un hecho que la ayudó a entender muchos de los traumas de su infancia y también algunos de sus comportamientos posteriores. “En el momento en que leí eso, todo encajó”, afirmó entonces la actriz en la gala que recaudaba fondos para el centro: “Entonces entendí el porqué de la promiscuidad, de la cirugía estética sin límite, el complejo de culpabilidad, la falta de habilidad para amar o tener intimidad. Fue entonces cuando pude perdonarla a ella y a mí misma”.

Jane Fonda ha tenido sus propios complejos en referencia a su papel como madre y en alguna ocasión ha confesado que no ha sido todo lo buena que hubiera deseado con sus tres hijos: “Me arrepiento de no haber sido mejor madre, no sabía cómo hacerlo”. Ella se ha mostrado siempre dispuesta a corregir esta situación y aprender para recuperar el tiempo perdido. “Cuando me muera quiero tener a mi familia alrededor”, dijo hace unos años como motivación para su proceso de cambio.

 

 

Fuente El País - España