¿A cambio de oro? Un gentil Erdogan promete apoyo al Gobierno de Maduro ante sanciones a funcionarios

Venezuela
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sometido a una fuerte presión internacional, recibió este lunes un espaldarazo de su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan, quien le garantizó apoyo ante las sanciones de Washington y para enfrentar la severa crisis económica.

En su primera visita oficial a Caracas, marcada por la pompa y las promesas de inversión, Erdogan rechazó las sanciones contra Venezuela por parte de Estados Unidos, país con el que también mantiene tensas relaciones.

“Se está sometiendo a Venezuela y Turquía está al lado de Venezuela en esto”, dijo el mandatario turco durante un foro de negocios, en clara alusión a Washington.

Estados Unidos aplica sanciones a Caracas desde 2014, alegando que el gobierno socialista es una “dictadura” que socava la democracia y viola los derechos humanos, sin descartar una intervención militar.

Las medidas arreciaron a fines del año pasado con la prohibición a los ciudadanos y empresas estadounidenses de negociar nueva deuda con Venezuela y su petrolera PDVSA, lo que cierra las puertas al financiamiento internacional y dificulta las operaciones de comercio exterior.

Erdogan insistió en que “las restricciones comerciales y las sanciones son algo erróneo”, y advirtió que profundizarán las “inestabilidades”.

“No se puede castigar a un pueblo entero para resolver desacuerdos políticos”, sostuvo Erdogan, según la traducción de un intérprete.

En el palacio presidencial de Miraflores, Maduro condecoró a Erdogan y le entregó una réplica de la espada de Simón Bolívar, el mayor prócer independentista venezolano.

“Entrego con mucho sentimiento patrio esta condecoración a un verdadero amigo de Venezuela, presidente Erdogan”, comentó el gobernante socialista.

Relación dorada
El líder turco se comprometió además a apoyar a Maduro a enfrentar la profunda crisis económica, reflejada en escasez de alimentos y medicinas y una inflación que -según el FMI- llegará a 1.350.000% este año y a 10.000.000% en 2019.

“Vamos a cubrir la mayoría de las necesidades de Venezuela, tenemos esa fuerza, me gustaría subrayar este hecho”, afirmó Erdogan, quien exhortó a los empresarios de su país a aumentar las exportaciones al mercado venezolano.

La crisis obligó a unos 2,3 millones de venezolanos a emigrar desde 2015, lo que según la ONU constituye el movimiento de población más masivo de la historia reciente de América Latina.

“Quiero que se considere mi visita como un símbolo de colaboración del pueblo turco con el pueblo de Venezuela”, remarcó Erdogan.

Con la vital producción petrolera en picada, Maduro invitó a Turquía a invertir en la explotación de una vasta reserva minera conocida como el Arco del Orinoco (sur), con yacimientos de oro, diamante y coltán, entre otros.

El intercambio comercial entre los dos países llegará este año a unos 800 millones de dólares, según Maduro, cifra no despreciable en medio de sus graves problemas de liquidez.

“Podemos asociarnos en el desarrollo minero, no solamente en el comercio del oro, donde hemos avanzando mucho, sino en la explotación directa del oro. Venezuela está certificando lo que pudiera ser, y va a ser, la segunda reserva de oro del mundo”, exhortó Maduro en el foro empresarial.

El presidente venezolano anunció además que empresarios turcos tienen la intención de invertir unos 4.500 millones de euros en el país socio de la OPEP.

Contrapeso
Las relaciones entre Ankara y Caracas se estrecharon en los últimos años, a medida que arreciaban la crisis y el aislamiento de Maduro, sancionado igualmente por la Unión Europea (UE).

Ni Estados Unidos ni la UE reconocen su reelección en mayo pasado, en comicios boicoteados por los principales partidos opositores, por lo que su toma de mando el próximo 10 de enero avizora una nueva encrucijada en la larga crisis política.

El cerco diplomático a Maduro es rotundo en la región, que lidia con los efectos de la diáspora venezolana.

Ante ello, el heredero del fallecido Hugo Chávez (1999-2013) intenta hacer contrapeso con sus aliados China, Rusia, Corea del Norte y ahora Turquía, bien con visitas o acuerdos particularmente en el ámbito minero, pues el bombeo de crudo cayó de 3,2 millones de barriles diarios en 2008 a 1,17 millones en octubre último.

Maduro profesa gran admiración por Erdogan, en particular por la mano de hierro que aplicó tras la intentona golpista del 15 de julio de 2016, con saldo de casi tres centenares de muertos y miles de detenidos.

El mandatario ha advertido que Erdogan se quedaría como un “niño de pecho” si la oposición venezolana intenta derrocarlo.

Fuente: La Pagilla