Parece que el verano ya no es tal sin una proliferación de flotadores navegando por internet. Ya el año pasado nos dimos cuenta de que las colchonetas habían dejado de ser un trozo de plástico insulso para convertirse en las grandes protagonistas de Instagram. Fue un básico al que no pudieron resistirse influencers y famosas. Rihanna, Paula Echevarría, Dulceida, Chiara Ferragni, Alessandra Ambrosio, Kendall Jenner… se hicieron con una. Así lo reseña 20minutos.es

Desde Venezuela, habida cuenta de la penosa experiencia política de las dos últimas décadas con un populismo exacerbado, autoritario y de inspiración totalitaria, el triunfo electoral del “Peje” López Obrador en México es leído, a mi juicio, de forma inadecuada y se hacen afirmaciones rotundas sobre lo que de antemano será su gobierno.

Hoy quiero dedicar estas líneas a compartir con nuestros lectores, contenido de la investigación denominada «Informe sobre la movilidad humana venezolana. Realidades y perspectivas de quienes emigran. Estudio de investigación realizado del (9 de abril al 6 de mayo de 2018)». En el límite fronterizo entre San Antonio del Táchira (municipio Bolívar) o Ureña (municipio Pedro María Ureña) del estado Táchira (Venezuela), hacia el registro del control migratorio en la oficina de Migración Colombia, ubicada en La Parada, municipio Villa del Rosario, Norte de Santander (Colombia), elaborado por Yovanny Bermúdez, Rina Mazuera Arias, Neida Albornoz

La conflictividad entre chavismo y post-chavismo está marcada por la lucha abierta entre el PSUV y Somos Venezuela: militarismo-golpista versus ladronismo organizado. Conjuntamente, han apostado a la nación y no satisfechos apuntan, mediante el cambio de las significaciones imaginarias, a implantar la violencia en la sociedad venezolana. La lucha entre estos dos bandos tiene una dimensión político, pero también una político-social y otra utilitaria, propia de los caporales y/o lacayos del socialismo a juro.

Más artículos...