El anuncio por parte del BCE de la nueva senda de política monetaria pone de manifiesto la limitada capacidad de respuesta de la que dispone la economía española ante nuevas turbulencias. Como se anticipaba, Fráncfort ha decidido acabar con el programa de compra de deuda pública, un instrumento que ha sido clave en la recuperación económica. También reinvertirá los bonos según vayan venciendo, de manera que se mantendrá el saldo de títulos que tiene en cartera durante un tiempo prolongado, que podría ir más allá del momento en que se produzca el aumento de tipos de interés que se espera para finales de 2019, o incluso más tarde.

El debate sobre las pensiones en un marco de creciente longevidad es muy intenso en España y fuera de ella. El parlamento español, a través de la Comisión del Pacto de Toledo, favorece un gran acuerdo para afrontar los problemas de sostenibilidad y suficiencia. Las cohortes del baby boom español están próximas a su jubilación y, sin un fortísimo incremento de la población activa y el empleo, se producirá un aumento desproporcionado del déficit y la deuda de la Seguridad Social. Los sistemas de ahorro previsional complementarios, así como los mercados de rentas vitalicias e hipotecas inversas, por otra parte, no han tenido demasiado éxito

La Navidad evoca imágenes alegres: el Gordo de la Lotería, las celebraciones, los Reyes Magos. Y también la de trabajadores arrastrando cestas de Navidad a casa, de diversos tamaños, formas y con viandas que van de lo desechable a lo lujoso. A la vez, hay nóminas que reciben el alivio de la paga extra de Navidad, que a más de uno sacan de un apuro de cara a los gastos de estas fechas.

¿Hay algún vínculo entre los votantes del Brexit, los que apoyaron a Trump, los “chalecos amarillos” franceses, los italianos que votaron populista o los andaluces que votaron a Vox? Pienso que sí. Responden a una misma dinámica política. Pero no se trata de una nueva internacional fascista. Es otra cosa. Esos votantes pertenecen a las clases medias que se han empobrecidos en todos esos países a lo largo de las tres últimas décadas. Cansadas de ver como el 1% más rico se sigue enriqueciendo mientras ellas permanecen en las cunetas de la prosperidad, quieren hacerse visibles. El amarillo de los chalecos tiene ese efecto. Pero otra forma de

El pasado jueves, el Banco Central Europeo (BCE) anunció que ponía fin al programa de compra de activos, más conocido como QE (expansión cuantitativa), tras cuatro años desde su entrada en vigor. Con la perspectiva que brinda el paso del tiempo y lo visto en Estados Unidos, estas son algunas reflexiones que suscita el anuncio.

Todo comenzó con un cine de pueblo. Corría el año 1943 cuando el empresario Joan Agustí decidió vender su negocio de energía eléctrica para proyectar películas en una antigua sala de baile de Olot (Girona), a la que bautizó con el nombre de Núria. El éxito le llevó dos años después a abrir en Girona capital el cine-teatro Ultonia, que pronto se convertiría en referente cultural de la ciudad. Tras su muerte, en 1965, su hijo Narcís se hizo con el timón del negocio y emprendió una lenta expansión que desembocó en la empresa que hoy, con el nombre de Ocine, es una de las cuatro grandes cadenas de exhibición en España. Narcís Agustí sigue

Más artículos...

Subcategorías