La retirada de EE UU del acuerdo nuclear ha sido un golpe bajo para el presidente de Irán, Hasan Rohani, y la coalición de conservadores moderados y reformistas que le apoya. Desde el pasado martes, los ultras que les disputan el poder no pierden ocasión de recordarles que ellos ya habían advertido de la falta de fiabilidad de Washington. La fractura entre las élites dirigentes se evidencia ante el intento de salvar el pacto con la ayuda de la Unión Europea (UE), al que el Gobierno se agarra como a un clavo ardiendo frente al desdén de sus rivales políticos.

Una gran parte del estudio de las relaciones internacionales descansa sobre la noción de “estabilidad hegemónica”. El término postula que la anarquía estructural del sistema internacional—la ausencia de un gobierno mundial—se mitiga gracias a un poder capaz de ejercer liderazgo a través de la fuerza, la diplomacia y su riqueza.

Al día siguiente de volver de Corea del Norte, el secretario de Estado, Mike Pompeo, dibujó este viernes algunos de los posibles movimientos de Washington en la negociación con Pyongyang a un mes de la reunión que celebrarán Donald Trump y Kim Jong-un. El jefe de la diplomacia estadounidense ofreció ayuda económica al empobrecido y hermético país asiático si acaba con su programa atómico. Y subrayó que una desnuclearización completa de Corea del Norte requerirá una “robusta verificación” por parte de inspectores.

Los demonios cubanos de Tomás Gutiérrez Alea volvieron a cobrar vida en una pantalla este viernes en pleno centro de Hollywood. La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas y la Cinemateca de Cuba presentaron en Los Ángeles dos obras clave del director más famoso de Cuba, restauradas y salvadas de un deterioro que amenazaba con hacerlas desaparecer para siempre. El proyecto es parte del esfuerzo de la institución cubana por buscar colaboraciones internacionales para preservar sus archivos.