«Querido Raúl: la tarea encomendada fue cumplida» (+Fotos)

Latino America
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Luego de tres escalas de avión previas al punto de concentración donde abordaría el IL96-300 de Cubana de Aviación que lo devolvería a suelo cubano, al doctor Rogelio Hernández se le agolpan las anécdotas.

Dos años de vivencias en Brasil, al sudeste, en el Estado Pará, es demasiado tiempo para contar en dos minutos.

Habla entonces del desafío profesional, de lo que significó ser responsable de una población, del aprender a sentirla como propia y cuidarla como si fuera tuya. «Un médico no tiene horario de trabajo», aclara.

Foto: Ismael Batista

Elige entre los recuerdos uno. «Es que no hay nada más importante para un médico que poder recibir un niño. Es el placer más grande», dice.

Cuenta de las condiciones adversas, de ese día lluvioso, de cómo la gente lo buscó rápidamente por ser el único profesional accesible. Recuerda que tuvo que acabar un parto trabajoso que ya había iniciado dentro de un auto.

Los ojos le brillan. «Ese niño lleva mi  nombre. Gracias a Dios está vivo y con buena salud. Tuve la dicha de seguirlo en la consulta de pediatría y comprobar que crece sano».

Rogelio despierta también las anécdotas tristes, esas veces que no pudo hacer todo lo que hubiese querido por la distancia a la que se encontraba y el no llegar a tiempo, el acompañar a un paciente intentando salvar su vida hasta el hospital más cercano, a 300 kilómetros del municipio donde estaba.

«Nada se iguala con sentir el agradecimiento de las personas, que no dejaban iniciar la consulta sin antes saber cómo uno está, qué tal amaneció, si supo de la familia. Fue doloroso marcharnos. Pero es más doloroso saber que no tendrán quien los ayude».

Rogelio llegó en el vuelo número 21, que trajo de regreso a la Patria a 212 colaboradores cubanos que integraban el Programa Más Médicos para Brasil. Cinco horas después, en el vuelo número 22, arribaron 210 colaboradores. Con ellos sumarían más de 4500 médicos cubanos los que ya han regresado a Cuba.

En el aeropuerto internacional José Martí de La Habana los recibieron Ulises Rosales del Toro, vicepresidente del Consejo de Ministros y Caridad Diego Bello, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CCPCC) y Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del CCPCC respectivamente; junto a otros funcionarios del Ministerio de Salud Pública, la Unidad Central de Cooperación Médica, la Unión de Jóvenes Comunistas, el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Salud y trabajadores del aeropuerto.

Foto: Ismael Batista

El doctor Karel Gómez García recordó a Fidel y a “su presencia en todo lo que hacemos. Viene a mi mente el Che Guevara. Podemos decir: querido Raúl, la tarea encomendada fue cumplida”, dijo a nombre de sus colegas.

«Llegamos a Brasil a entregar amor, vida y salud a un pueblo que necesitaba y necesita de nuestros servicios», destacó

«No quiso su presidente desde su posición de odio y rencor que continuáramos nuestra labor, montando un discurso sin sentido. Nadie en el mundo se cuestiona nuestras capacidades. Lo ratifica la extraordinaria escuela de Medicina cubana, donde se inculcan valores, principios, donde se nos enseñó la ciencia y el conocimiento, y florece el humanismo y el internacionalismo que nos enaltece y nos distingue del resto del mundo».

«A nuestro Partido, Gobierno y Ministerio de Salud le decimos: aquí estamos los más que médicos. Dígannos que otra tarea debemos cumplir», dijo el colaborador.

Para la doctora Odisley García, la escuela de medicina cubana representa el camino de la ciencia, la ética, la solidaridad y el humanismo.

«Nuestra dignidad no se negocia. Somos médicos revolucionarios y patriotas. La sencillez y humildad de los profesionales de la salud cubanos quedará en la memoria del pueblo brasileño», reafirmó.

«Son ustedes hombres y mujeres que no hacen contratos con su Patria sino compromisos con su pueblo», destacó la viceministra de salud pública, Regla Ángulo Pardo.

La también miembro del Comité Central del Partido, recordó que cuando el Programa Más Médicos comenzó en el año 2013, Brasil intentó reclutar a médicos de atención primaria para servir en las comunidades de todo el país, incluyendo 701 municipios que en ese momento no tenían ni un médico.

Miles de nuevos puestos se crearon tanto para profesionales de la salud brasileños como extranjeros. La respuesta mayoritaria de recursos fue de Cuba. Más de 20 mil de nuestros médicos han transitado ya por el Programa, precisó.

***

«Los acostumbramos al cariño», afirmó a Granma la doctora Ivett Terry Ordaz, quien laboró en el Estado Pará.

«En mi municipio éramos sólo dos médicos. No estaban acostumbrados a la medicina familiar que hacemos, a que el médico interactuara directamente con ellos, a que los orientáramos y conversáramos, a que amáramos nuestra profesión», comentó.

Ivett está tranquila, indago por el vuelo. “Perfecto. La tripulación nos transmitió seguridad y confianza: No se preocupen que llegaran bien a la Patria”, dijo.

El doctor Gilbert Ledet Ruiz bromea con que fue de Santiago de Cuba hasta el Amazonas. Mezcla en una misma frase palabras como caimanes y cocodrilos, «animales que nunca antes había visto», con la atención a pacientes muy necesitados, con estar dos días en una lancha hasta llegar a la capital del Estado.

Y se le ve extrañando, y casi puedes imaginar la travesía, y a la gente, sobre todo a la gente que quedó atrás.

Foto: Ismael Batista

Fuente Granma.cu