Sergio Ramos: “El VAR es justo, yo estoy muy a favor”

Deportes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Dejó a Marcelo en el banquillo en favor de Reguilón y el canterano cerró todos los caminos a Correa; postergó a Bale hasta el segundo tiempo para que iniciara Vinicius y cada uno a su tiempo resultó determinante; mantuvo a Lucas los 90 minutos y Picota resumió los valores colectivistas de un equipo progresivamente solidario, dinámico y enérgico en todas las disputas. A Santiago Solari le salieron bien sus grandes apuestas en el derbi del Wanda, que, si por algo pasa a la historia, será por el sorpassoque colocó al Madrid como segundo de LaLiga y mandó al rival al tercer escalón. Desde 1973 el Madrid no pasaba al Atlético en la clasificación jugando un derbi como visitante.

Cuando acabó la refriega, sin apartarse de su libreto de campaña, el estoico Solari no se alteró en pleno jolgorio. Al entrenador del Madrid le preguntaron si finalmente se sentía dueño del banquillo que le encomendaron el 29 de octubre con carácter “provisional” —según término empleado en el comunicado oficial— y no se inmutó. “La clave son los jugadores”, dijo.

“El equipo somos todos pero los que están ahí adentro son los futbolistas”, declaró el entrenador, “los que ponen a disposición cada partido su físico, su entrega, su corazón y su talento, son ellos. El mérito recae sobre los jugadores. Los demás, los técnicos, los médicos, los fisios, los hinchas, ayudamos”.

“Ha sido una victoria de equipo”, enfatizó el técnico. “No hay otra manera de sacar algo de este estadio contra un equipo muy fuerte y competitivo, en todos los campos y, sobre todo, en este. La única manera de sacar algo de aquí es hacer un trabajo colectivo. Probablemente es el mejor partido que hemos hecho desde diciembre”.

Solari valoró el orden defensivo por encima de la armonía en ataque. El juego machacón del Madrid, reflejo del juego del Atlético, nunca fue deslumbrante. Solo impuso su superioridad a balón parado y de penalti. Primero, con una tijera de Casemiro, que se aprovechó del apagón local en la marca personal (0-1) y después merced a una pena máxima tras una falta de Giménez sobre Vinicius que el VAR revisó largamente. Ninguna toma de las distribuidas a las televisiones pareció determinar fehacientemente que la entrada del central se produjo dentro del área.

Ramos acudió a coger la pelota con toda la calma del mundo. Durante un minuto largo se quedó de pie en el punto de penalti con el balón bajo el brazo contemplando la curva norte del estadio mientras los jueces de vídeo decidían si el derribo de Vinicius había sido dentro o fuera. A una señal de Estrada Fernández tomó distancia, hizo la paradinha y ajustó el tiro a su ángulo natural: pegado al palo derecho de Oblak. “He asumido la responsabilidad de los penaltis con un gusto terrible”, dijo el capitán en BeIN. “Ha sido importante marcar antes del descanso. ¡Que siga la racha!”.

Ramos suma 22 goles de penalti anotados de 24 intentos en toda su carrera. Solo falló dos: el de la tanda de semifinales de Champions de 2012 contra el Bayern y el que estrelló contra el palo en Sevilla la temporada pasada. Desde el palo del Pizjuán está en racha. Lleva 11 de 11.

Los árbitros de campo anularon el gol de Griezmann y el de Morata por fuera de juego y decretaron penalti sobre Vinicius. Las tres acciones resultaron difíciles de juzgar a simple vista y también por televisión. El VAR corrigió a los árbitros una sola vez: para convalidar el gol (1-1) de Griezmann. Un hecho habitual en esta Liga, en donde los jueces de vídeo han corregido errores de apreciación que favorecían al Madrid más que a ningún equipo. Hasta el 33% de los goles anulados por árbitros y legalizados por el VAR esta temporada son goles recibidos por el Madrid.

“Feliz por Gareth”

“El VAR es bastante justo; yo estoy muy a favor”, dijo Ramos, camino del vestuario. El discurso crítico del Madrid respecto a los arbitrajes y el vídeo arbitral, redoblado durante semanas tras la derrota ante la Real Sociedad, parece un capítulo superado en la historia de esta Liga. Hasta el propio Ramos, que denunció la presunta incompetencia del VAR hace un mes —“es escandaloso”, protestó—, se ha vuelto favorable a la asistencia tecnológica en la medida en que el equipo recupera el tono competitivo y deja de perder puntos.

“Ellos nos presionaron bien arriba y nos hicieron bastante daño”, dijo Ramos, analizando el encuentro. “Pero el partido dura 90 minutos y nosotros nos hemos sabido dosificar con inteligencia para conseguir la victoria”.

“La Liga está por disputar”, concluyó el capitán. “Quedan muchísimos puntos en juego. Cualquier equipo te puede complicar la vida. Los rivales con menos nombre han creado peligro y robado puntos en campos donde parecía imposible. Por supuesto vamos a luchar por todas las competiciones. LaLiga nos motiva muchísimo porque es el premio a la regularidad”.

La jornada redonda de Solari se cerró con el gol de Bale, introducido en el partido en el minuto 59 para sustituir a Vinicius y autor del 1-3 definitivo en su primer remate: un tiro cruzado. “Estoy feliz por su gol”, dijo el técnico; “porque el partido estaba vivo y lo remató Gareth. Cada día se encuentra mejor”.

 

Fuente El País - España