¿Emulará Soto a Pujols con una extensión de US$100 millones?

Fuente: Diario Libre

Deportes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En diciembre de 1995, con 23 años y dos temporadas en las Grandes Ligas, Manny Ramírez quiso asegurar su futuro económico y vendió los cuatro años que Cleveland tenía sobre su control con una extensión de US$10 millones.

Alex Rodríguez hizo lo mismo y por monto similar con los Marineros en 1997, Vladimir Guerrero se cubrió con uno de cinco cursos y US$28 millones de los Expos en 1998, mientras que Raúl Mondesí capturó el más grande de su carrera todavía bajo control, ese 1998 por US$36 millones con opciones que llegó a US$60 millones.

Con Albert Pujols se rompió el saco en febrero de 2004, tras triturar el pitcheo en sus primeras tres campañas como nadie antes ni después, cuando los Cardenales le extendieron por US$100 millones y siete años.

Tres lustros después de que Pujols pusiera el listón contractual en el Pico Duarte, ¿será Juan Soto el próximo dominicano que alcance los nueve dígitos antes de llegar a la agencia libre?

El guardabosque izquierdo de los Nacionales ha encontrado una ayuda en su competencia natural desde que en mayo pasado irrumpió en el Big Show: Ronald Acuña.

La extensión por US$100 millones que cerró el jardinero venezolano la semana pasada con los Bravos puede haber creado las condiciones para presionar al conjunto de la capital estadounidense en torno al monto que vale Soto.

Las proyecciones de métricas como ZiPS, Steamer y THE BAT vaticinan que el dominicano bateará este 2019 entre .285 y .295 con entre 27 y 34 cuadrangulares, 81-106 carreras impulsadas y 3.6 y 4.8 victorias sobre jugador reemplazo en la versión de FanGraphs.

De acuerdo a la base de datos del sitio MLB Trade & Rumors (el sitio de béisbol más visto en la red) desde que comenzó el año 2000 a la fecha se han concretado 641 extensiones de contrato. De ellas, 55 fueron a dominicanos.

Soto, de 20 años, firmó con los Nacionales en julio de 2015 por un bono de US$1,5 millones y ya en 2018, jugaba en el equipo grande, a pesar de que se perdió gran parte de 2017 lesionado.

Soto solo tiene 135 días de servicios en el Big Show (un año son 172 días) y para el jugador llegar a la agencia libre necesita estar seis cursos bajo control repartidos entre tres cobrando salario mínimo o con aumentos a discreción de los equipos y otros tres discutido en arbitraje (2025).

Pero los equipos cierran cada vez antes acuerdos con ese tipo de jugador. De hecho, los Medias Blancas no dejaron llegar a la Gran Carpa al prospecto Eloy Jiménez para asegurarlo por siete cursos por US$43 millones.

De acuerdo con Paul Hembekides, investigador de ESPN, desde que terminó la Serie Mundial 2018 que coronó a los Medias Rojas los 118 agentes libre que ficharon lo hicieron por US$1,860 millones, mientras que solo 29 que lograron extensiones aseguraron US$2,100 millones.

Extensiones contractuales más largas de criollos

En febrero de 2017, tras agotar una campaña de 62 robos y 19 cuadrangulares, reportes dieron cuenta de que Jonathan Villar recibió una oferta de extensión en el orden de los US$20 millones, una que el jugador habría rechazado. Los números de Villar no estuvieron cerca los próximos dos cursos y no sería agente libre hasta 2021.

José Ramírez sí echó manos a la primera oportunidad. En marzo de 2017, tras conseguir una línea ofensiva de .312/.355/.423 en bateo/OBP/slugging el curso anterior, el banilejo y los Indios pactaron US$26 millones por cinco años, con opciones del equipo para 2022 y 2023 que le aportarían otros US$24 millones.

Fuente (Fotos y Texto) Diario Libre