Véronique, la influyente esposa de Zinedine Zidane

Fútbol
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Ver esta publicación en Instagram

Vacances en famille❤️.

Una publicación compartida de zidane (@zidane) el

Quienes conocen bien al matrimonio Zidane saben que Verónique es una influyente voz en la vida de su esposo Zinedine. Tanto que cuando dejó el Real Madrid un miembro destacado del club contaba a este periódico que el entrenador solo volvería al banquillo para hacerse cargo de la selección francesa o para recuperar su puesto al frente de la plantilla madridista. Todo ello porque Véronique solo quiere vivir en Francia o en España. Esa baza la conocía el presidente del Real Madrid cuando hace unos días inició las negociaciones para recuperar al entrenador que tantos títulos dio a su equipo.

Véronique Fernández es hija de españoles, concretamente de andaluces establecidos en Almería que emigraron a Francia. La pareja se conoció en una discoteca con 20 años. Están casados desde 1993, una unión firme que ha podido con todo incluso con una presunta infidelidad de él. Nacida como su hermana menor, Sandrina, en Rodez, primero fue majorette y luego aspirante a profesora de ballet; mientras que Zidane escalaba peldaños en el fútbol: de Cannes al Girondins de Burdeos y de allí a Turín. En Cannes, a donde ella se mudó para estar más cerca del futbolista, logró plaza en la prestigiosa escuela superior de danza. En una entrevista al periódico turinés La Stampa, habló de esta etapa: "Desde París me trasladé a Cannes y allí fui alumna de una estrella de la danza clásica, una de las más famosas bailarinas de los años 60, Rosella Hightower. Pero como se puede ver, lo dejé todo para ir a Burdeos con mi marido... Yo siempre he seguido sus pantalones en todos estos años, y he sido muy feliz de hacerlo. Valió la pena abandonar la danza clásica por él, créame".

La pareja hace una vida muy tranquila. Es normal verles por la zona de Arturo Soria de Madrid donde residen desde hace años paseando de la mano o de tiendas por el barrio de Salamanca. Sus vacaciones siempre son en compañía de sus hijos. Son un clan. Los cuatro jóvenes han estudiado en el Liceo Francés de Madrid, cerca del domicilio familiar. Enzo, de 22 años, Luca, de 19 años, Théo, de 15, y Elyaz, de 12 han seguido los pasos de su padre en el fútbol y dos de ellos ya juegan en las categorías inferiores del Real Madrid.

Durante los ocho meses que ha durado el "año sabático" de Zidane la pareja no se ha separado. Han llevado una vida tranquila y hogareña solo rota para que el entrenador cumpliera con algún compromiso relacionado con la firma deportiva Adidas de la que es imagen, con su tarea como comentarista con Canal + Francia y con Danone. También han mantenido su actividad como embajador de honor de ELA, la asociación europea que lucha contra las leucodistrofias. Una función por la que siente una predilección especial y a la que llegó para ayudar a un amigo que sufre esta enfermedad.

Ver esta publicación en Instagram

The Great Wall of China !!!

Una publicación compartida de zidane (@zidane) el

El pasado mes de octubre Juan Carlos Cubeiro, autor del libro Liderazgo Zidane y Head of Talent de ManpowerGroup, destacaba de Zizou, la serenidad, su capacidad analítica y saber escuchar. “Zidane es un hombre tranquilo, pero que vive con pasión lo que hace, con unos valores muy humanos y una credibilidad que ha sido uno de sus activos como entrenador frente a jugadores que se creen más a alguien que ha estado en su lugar y que no cae en sus provocaciones porque él también ha sido una superestrella”.

Fuente El País - España