La vida le ha sonreído a Sergio Canales en su primer año en el Betis. El jugador recibió la noticia de su convocatoria con la selección nacional en el entrenamiento verdiblanco, donde preparaba el partido del próximo domingo ante el Barcelona. La alegría era patente en las instalaciones béticas, puesto que se celebraba el hecho de que además de Canales se repetía la convocatoria del portero Pau López y la llamada de dos futbolistas que se criaron en la cantera del club andaluz: Fabián, del Nápoles, y Dani Ceballos, del Real Madrid. En el Betis se ha celebrado también la revalorización de un futbolista como Canales con esta llamada, que

La Liga MX ha llegado a cien de torneos en 76 años de profesionalismo. Enrique Bonilla (Ciudad de México, 1958), su presidente, la considera la mejor de América por su “capacidad económica, operativa, administrativa, en infraestructura”. Los clubes mexicanos han seducido a decenas de futbolistas sudamericanos e incluso a entrenadores como Diego Armando Maradona. Bonilla, licenciado en Administración de empresas y con 15 años en la Federación Mexicana de Fútbol, atiende a EL PAÍS en sus instalaciones donde se mezcla toda una variedad de campos y un laboratorio tecnológico que genera estadísticas para los clubes del país.

Antonella Roccuzzo y Sofía Balbi, parejas respectivamente de los futbolistas Leo Messi y Luis Suárez han probado juntas suerte en los negocios y la operación no ha salido como esperaban. Hace poco menos de un año las dos amigas inauguraron como propietarias una tienda de zapatos en Barcelona. Para emprender este negocio se asociaron con el empresario y diseñador argentino Ricky Sarkany que tiene más de cincuenta locales abiertos en el Cono Sur de América y desembarcaba en Europa con este proyecto. Los tres se conocían porque tanto Roccuzzo como Balbi, eran clientas del diseñador.

“Carmelo, Orúe, Garay, Canito; Mauri, Maguregui; Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gaínza”, era la alineación del Atlético de Bilbao que sabíamos todos los críos asturianos de los años cincuenta. En aquellos tiempos del siglo XX no habían llegado Kubala y Di Stéfano a España, y Barcelona y Madrid no eran los predilectos para la mayoría de los niños astures. Sabíamos la alineación del Sporting de Gijón (Sionín, Cabal, Tamayo, Germán...), o la del Real Oviedo (Sión, Ricardo y Pena; Granda, Villita y Sirio; Antón —el de la boina—, Goyín...). Tiempos de la “delantera eléctrica”, de la sección deportiva de La Nueva España: “Cinco equipos

Zinedine Zidane suele estar en las primeras posiciones de las siempre ponderadas listas de mejores entrenadores del mundo. Pero también es habitual encontrarle en otras más mundanas: las de los hombres mejor vestidos. El flamante míster del Real Madrid se caracteriza por su estilo clásico y depurado, elegante. De ahí que su última decisión estilística haya llamado la atención por salirse de su norma habitual.

Las porterías de Europa se le han cruzado a Luis Suárez lejos del Camp Nou. Lleva 16 partidos de visitante sin marcar de visitante. Ante el Olympique de Lyon tampoco pudo marcar en la casa del Barcelona. Sin embargo, el 9 recuperó su versión más intensa. Activo para generar el penalti que terminó en el primer gol de Messi, generoso para asistir a Coutinho. “A Luis lo valoro igual que siempre, como con el nivel altísimo que tiene. Seguramente volverán a hablar de los goles que no ha marcado, pero esta vez le regaló uno a Coutinho, en vez de chutar él, y tampoco tiró el penalti”, sostuvo Ernesto Valverde.

Más artículos...