Admirador del juego de Stefan Edberg, Boris Becker o Pete Sampras, no hay mayor referente para Roger Federer que el legendario Rod Laver, hoy día un anciano entrañable de 80 años que en su juventud conquistó 11 grandes –el Grand Slam dos veces, el único que lo ha conseguido– y cinco Copas Davis. Dice Federer que Laver, zurdo y australiano, de Rockhampton, hubiera sido imparable de haber jugado en el tenis actual y que difícilmente él (7-6, 7-6 y 6-3 a Daniel Evans), Rafael Nadal o Novak Djokovic hubieran podido con el gran maestro, quien hace un año zanjaba en este periódico el recurrente debate sobre cuál de los dos es el mejor tenista de

Rafael Nadal derrotó al australiano Matthew Ebden en el segundo encuentro que disputa el tenista español en el Open de Australia. El número dos del mundo se agarró a su servicio para minimizar al rival (6-3, 6-2 y 6-2) y acceder a tercera ronda sin complicaciones.

Sin miramientos ni enredos, sino con firmeza y convicción, como si el lapso de tiempo transcurrido del 7 de septiembre (fecha oficial de su última lesión, en Nueva York) hasta ahora hubiese sido tan solo un mal sueño, Rafael Nadal regresó oficialmente a la pista y cumplió. Después de cuatro meses de ausencia forzada, el mallorquín reapareció en Melbourne y despachó de manera funcionarial al australiano James Duckworth (6-4, 6-3 y 7-5, en 2h 15m), quien a falta de currículo y estatus (238 del mundo) propuso un ejercicio de osadía que no intimidó lo más mínimo al balear, muy centrado, serio y concluyente.

A la propia Serena Williams se le escapaba la risa cuando definió el vestido rompedor con el que reapareció ayer en la pista central de Melbourne, dos años después de aquel éxito grabado para siempre en su memoria porque lo consiguió con su hija Alexis Olympia ya en su interior. “Ahora no estoy embarazada, esa es la gran diferencia”, prolongaba en la distendida charla con los periodistas que sucedió a su estelar reaparición australiana, enfundada en una prenda de licra verde, impactante otra vez. Impactante desde lo estético y lo tenístico, porque a pesar de no haber disputado ningún partido oficial desde hace cuatro meses –la funesta

Melbourne, Australia. Rafael Nadal acaba de superar con nota en su primer encuentro del Grand Slam y comparece en la rueda de prensa posterior cuando algo llama su atención. Ubaldo Scanagatta, un veterano periodista italiano con 45 años de experiencia en el circuito, se ha quedado dormido.

Marcado por las lesiones, Andy Murray se retira del tenis mundial. El tenista escocés de 31 años ha anunciado este viernes desde Melbourne, donde se encuentra participando del Australian Open, que dejará de jugar profesionalmente este año. El deportista fue un paso más allá y admitió que el campeonato que se disputa estos días podría ser su último torneo. El ex número uno ha explicado en rueda de prensa que la decisión llega a partir de los dolores físicos que enfrenta tras operarse la cadera en enero de 2018.

Más artículos...