Estar en la élite del deporte también supone arriesgarse a lesiones recurrentes a causa de la presión a la que se somete al cuerpo y también a posibles accidentes. Fonsi Nieto, expiloto de motociclismo que llegó a competir a primer nivel y logró quedar subcampeón del mundo en la categoría de 250cc en 2002, lo ha vivido en carne propia. En 2010 sufrió un grave accidente durante los entrenamientos del Gran Premio de Indianápolis y lo que al principio parecía una complicada rotura de pie, se complicó y derivó en un edema pulmonar, una parada cardiorrespiratoria y más tarde en que su pierna estuviera en peligro hasta casi tener que