Chen Yansheng: “No se me ha pasado por la cabeza vender el Espanyol”

Deportes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se esperaba una Junta General de accionistas plácida. Y así fue. Con un 99,3% de las acciones en su poder, el presidente y máximo accionista del Espanyol, Chen Yansheng, pudo aprobar con el 99,98% de los apoyos los números de un ejercicio, el del 2017-2018, que han dejado un aumento de 6,4 millones de euros en el patrimonio neto del club. “El club ha dejado atrás una situación de desequilibrio patrimonial histórica”, señaló Joan Fitó, director financiero de la entidad, durante su intervención.

Además, el presidente quiso tranquilizar los ánimos tras los rumores que hablaban de una posible venta de su paquete accionarial. “Nuestra inversión en el Espanyol no ha cambiado. Es estable y a largo plazo. No se me ha pasado por la cabeza vender el club”, sentenció. Eso sí, dejó la puerta abierta a la entrada de nuevos accionistas mayoritarios. “Puede que el club necesite una inyección de capital, y esa inyección puede venir de otros socios estratégicos. En cualquier caso, estaríamos hablando solo de una ampliación de capital, no de un proceso de venta”, añadió.

De acuerdo con el resumen de la temporada y el balance económico de la entidad, el Espanyol aspira a crecer en base a tres vectores: el espíritu y la ambición deportiva, el crecimiento económico y la implicación social, que sería el aspecto que más flaquea actualmente en una institución que se enorgullece de estar cada día más profesionalizada. Los ingresos del último ejercicio ascendieron a 102 millones de euros, un 22% más de lo que ingresó el curso anterior: 22 millones procedieron de la venta de jugadores, sobre todo de Gerard Moreno; en cambio, se invirtieron 18 millones en fichajes. Además, desde la llegada de Chen Yansheng el 2015 la deuda, que se reestructuró el año pasado, se mantiene estable en los 97 millones.

Uno de los aspectos que más preocupa a la Junta directiva es la pérdida de socios. “Desde el 2009 se confirma una tendencia anual de un descenso de entre un 6 y un 7% menos de socios”, explicó el director general, Roger Guasch, que asumió que se puso en marcha una política de comercial del 2018 al 2020 que no supieron explicar. Asumió, sin embargo, que había que proceder a una adecuación de los precios de los abonos aun sabiendo que tendrían entre un 4 y un 6% de bajas. Según Guasch, un 3’6% de los catalanes se declara españolista, eso son unas 45.000 personas. De esos, hay 23.625 socios, pero el 45% no asisten a los partidos.

La caída constante de los socios abonados es, por tanto, un problema que afrontarán con políticas muy distintas a las de los últimos años: se elimina el abono de la segunda vuelta y, ajustados los precios, habrá premio a la fidelidad o se incentivará la segunda compra, por ejemplo.

Fuente El País - España