El Real Madrid rompe la calima en Gran Canaria

Deportes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Euroliga Fase Regular

Finalizado

El Real Madrid reaccionó a tiempo ante el Herbalife Gran Canaria para llevarse el triunfo de la isla (67-75), el 14º en 17 jornadas de Euroliga. Los de Laso, liderados por Sergio Llull (16 puntos), enderezaron un pésimo primer tiempo y aprovecharon la falta de colmillo de los insulares, que se quedan en la parte baja de la tabla con 11 derrotas. Como si la calima se hubiera colado en el pabellón reinó la espesura durante toda la noche. Los amarillos fueron un quiero y no puedo, dirigidos por un gran Albert Oliver (12 puntos y cuatro asistencias), pero cándidos e inestables en el tramo decisivo. El campeón fue una sombra gris como su uniforme en gran parte del encuentro, pero impuso su experiencia y pragmatismo casi por inercia. Le bastó al Madrid con pasar de 12 pérdidas en la primera mitad a una sola en la segunda para arreglar su discreto expediente y acortar distancias con el Fenerbahçe.

Saltó el Madrid al Gran Canaria Arena conociendo la derrota de los turcos en la pista del Khimki (84-78). No perdían los de Obradovic desde el 25 de febrero ante el Efes, en el que era su único patinazo hasta esta noche. Pero, después de 12 triunfos consecutivos, cayó el líder en un duelo resuelto en la prórroga. Aún sin Shved, que sigue recuperándose de la fractura de un dedo, fueron Anthony Gill y Markovic los que encabezaron el triunfo ruso. Lo aprovecharon los de Laso, sin brillo pero con efectividad.

Precisamente el Khimki era la última y demoledora referencia del Herbalife. Los de Bartzokas arrasaron en Las Palmas (70-99) tras romper el partido en el segundo cuarto (6-27). Decimocuartos en la Liga Endesa, los de Víctor García habían estabilizado su contabilidad en la Euroliga con cuatro triunfos en las últimas seis jornadas de la primera vuelta. Pero, con el cambio de año, mostraron su peor cara ante un rival que solo había ganado un encuentro en diciembre. Para corregir el borrón, los amarillos protagonizaron una aplicada puesta en escena liderada por Eulis Báez: 7 puntos, dos rebotes y una asistencia en sus siete primeros minutos en pista. Sin embargo, al Madrid le bastó con la buena mano de Randolph y la energía reivindicativa de Llull para cerrar el primer cuarto con ventaja.

La peor defensa del campeonato rebajó de inicio las prestaciones de su rival a 16 puntos y forzó 7 pérdidas de los de Laso en los primeros 10 minutos, pero no le bastó con eso al Granca para ganar firmeza en el encuentro. Con los refuerzos de Campazzo y Rudy, el Madrid ganó fluidez a pista completa y volteó el marcador del 15-8 al 19-21 sin forzar la máquina, pero pecó de suficiencia. Sin Báez en pista, el Herbalife se quedó huérfano de una referencia productiva a pesar de la actividad de Oliver. Para entonces, el 0 de 8 en triples retrataba la ofuscación de los locales en un partido de ambiente destemplado. Pero, el bingo de Eriksson desde el 6,75 para romper esa secuencia y un mate tras contragolpe de Rabaseda despertaron a la escasa parroquia isleña y estiraron el marcador antes del viaje a vestuarios (34-27, m. 20). Irreconocible, el campeón cerró el segundo cuarto con 11 puntos en su casillero y aumentó a 12 las pérdidas. Tavares valoraba en negativo y el 10 de 24 en tiros de campo señalaba a un equipo plano y chato.

En mitad de la galbana madridista creció la figura de Paulí. Nueve puntos de alero de Girona en la reanudación activaron definitivamente las alarmas en el bando visitante (46-36, m. 25). Solo la acumulación de faltas inquietaba al Gran Canaria. Sin Carroll (lesionado), Prepelic volvió a resultar intrascendente y tan solo Ayón ponía orden en la pintura. Pero la candidez amarilla concedió el reenganche al enemigo. Con su tercer triple del choque, Llull alcanzó los 14 puntos (8 en ese tramo) y colocó a los suyos a un palmo con más pegada que merecimiento (51-49, m. 29). Sin romper del todo a sudar pero recuperando unas cuotas aceptables de rigor en defensa y puntería en ataque, los de Laso completaron la captura a seis minutos del final tras el segundo dos más uno consecutivo de Tavares (60-61, m. 34). Al Herbalife le pudo la angustia y acumuló varios ataques erráticos por precipitados. Dos triples de Rudy dieron la máxima ventaja al Madrid para encarrilar su 14º triunfo en 17 jornadas. El jueves, el Granca viaja a Vitoria para medirse al Baskonia y el campeón recibe al Olympiacos.

Fuente El País - España