Lo decía el gran cineasta Bernardo Bertolucci: “No barajo el tiempo como algo cronológico; todo lo más, lo acuso físicamente”. Y esta permanencia del momento vivido frente al paso de los años es lo que el director de cine italiano mostró de manera explícita en la película Belleza robada (1996). La perpetuidad de lo eterno y bello en un entorno con pasado como es la Toscana.

El pasado 12 de junio, Cecilia Monge dio a luz a un niño llamado Juan. Cuando regresó su casa, pasó la primera noche con su bebé en una cama grande, de dos metros de largo por 1,60 de ancho: la cama HEMNES de IKEA. “Es muy cómoda, amplia, cabemos toda la familia. Durante el día se puede plegar y no ocupa nada”, explica esta psicóloga sobre este diván de color blanco que tienen en sus casas cerca de 362.000 familias en España, el equivalente a toda la población de la ciudad de Bilbao. HEMNES es el mueble más vendido de la casa sueca en nuestro país.