El beneficio de las alianzas

Fuente: Diario Libre

Gente
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Las transmisiones de ópera se han convertido en costumbre en nuestra ciudad. Ahora, y gracias a la alianza entre la Cámara Británica de Comercio, la Fundación Amigos del Teatro Nacional, la Fundación Sinfonía y el Teatro Nacional Eduardo Brito, podremos disfrutar, en pantalla gigante, de producciones de la Royal Opera House de Londres en la Sala Carlos Piantini del Teatro, la primera de todas, este domingo 19 de mayo, a las seis de la tarde.

La ópera escogida para el estreno de las retransmisiones es La Forza del Destino, de Guiseppe Verdi, La Fuerza o Forza del Destino, es una escogencia más que acertada para este estreno. Cuenta con un reparto de infarto, el tenor Jonas Kauffman y la magnífica soprano Anna Netrebko, quienes juntos han llevado al público al delirio, secundados por un reparto estelar y un director musical de brillante trayectoria, Antonio Pappano, al mando de una orquesta plena y poderosa. La prensa británica ha calificado esta presentación de La Forza como el �??mayor espectáculo operístico de la década Podremos vestir informalmente, no es necesario saco y corbata y los jeans estarán permitidos, como en cualquier teatro del mundo.

La Forza del Destino de Guiseppe Verdi, con libreto de Francesco Maria Piave, basada en el drama español, Don Alvaro o la fuerza del Sino (destino) de Ángel de Saavedra, Duque de Rivas, es la tercera de las óperas españolas del compositor: Ernani en 1844; Alzira en 1845; La Forza en 1862 y finalmente Don Carlo en 1867. La Forza, fue presentada por vez primera en San Petesburgo, en 1862 y, luego de ese estreno, Verdi la revisó varias veces hasta llevarla a como la conocemos ahora, una obra maestra. Su obertura, quizás la mejor de las óperas de Verdi, es usada frecuentemente como pieza de concierto.

La ópera, cuya trama se desarrolla en España e Italia, cuenta la trágica historia del amor de Leonora y Álvaro. La hermosa Leonora, hija del Marqués de Calatrava, está perdidamente enamorada de Álvaro, un joven de clase social inferior con el que planea fugarse para casarse. El Marqués los sorprende en su intento de fuga, y es tanta la desgracia que Álvaro deja caer su arma, la cual se dispara accidentalmente hiriendo de muerte al Marqués. Esta ópera no permite a sus protagonistas ni un momento de alegría, ambos protagonistas sufren de principio a fin. Leonora, arrepentida, busca refugio en un convento para vivir como ermitaña y don Carlos, hermano de Leonora, jura vengar la muerte de su padre. Don Carlos se une al ejército español sin saber que Don Álvaro ha hecho lo mismo. Los hombres se hacen amigos íntimos mientras luchan en Italia, pero su amistad se convierte en enemistad cuando Don Carlos descubre el retrato de Leonora entre las posesiones de Álvaro y se da cuenta de quién es realmente su nuevo �??amigo�?�. Sus acciones posteriores llevaron a los hombres de regreso a España y al remoto monasterio donde una Leonora disfrazada vive recluida. El destino lleva a Don Carlos a encontrar a Don Álvaro y retarlo a duelo. A la desgraciada Leonora llegan los gritos de Don Carlos que ha sido herido de muerte, al salir reconoce a su amado Álvaro, quien le cuenta lo ocurrido. Cuando Leonora llega donde Don Carlos, éste, antes de morir le clava un puñal y Leonora muere mientras Don Álvaro maldice su propio destino.

Leonora es la típica heroína de Verdi, una mujer de sentimientos profundos, fascinante, con gran fuerza de carácter y locamente enamorada de Álvaro sin importar la diferencia de clase, un papel que va como anillo al dedo a la magnífica Anna Netrebko. Lo mismo podemos decir de Kauffman, dicen que musicalmente el papel de Alvaro es el mas difícil escrito por Verdi, y la desenvoltura vocal de Kauffmann lo llena a plenitud, sin dificultades, con expresividad y sentimiento, como dije antes un dúo de lujo.

Según la tradición, se dice que Forza provoca que la desdicha de los personajes de la historia llegue también a los cantantes que la representan. La leyenda inicia durante su composición, tanto ésta como su estreno estuvieron plagados de desgracias y contratiempos que perduraron muchos años. Pavarotti jamás la cantó, sin embargo, Placido Domingo nombró a su hijo menor Álvaro, ya que escuchándolo cantar Forza, su mujer se enamoro de él.

El destino fue escrito, Álvaro y Leonora nunca podrán estar juntos, solo fueron culpables de amarse, pero el señor destino, a través de la magnífica música de Verdi, de arias desgarradoras y palpitantes, ha decidido que deben morir separados. Vamos a la Forza del Destino y dejemos rodar lagrimas de emoción por nuestras mejillas, ese es el destino.

Fuente (Fotos y Texto) Diario Libre