Rafel Nadal indaga en la historia y la identidad personal en su última novela

Fuente: El País - España

Gente
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Su último libro destila pasión por los acontecimientos históricos y audacia en la búsqueda de identidad a partes iguales. El escritor Rafel Nadal (Girona, 1954) presentó ayer, jueves, en Madrid su última novela, El hijo del italiano (Planeta), un relato que parte de las peripecias de los mil marineros que sobrevivieron al bombardeo alemán del 9 de septiembre de 1943 sobre la rendida flota italiana de la Segunda Guerra Mundial. Tras muchas vicisitudes, recalaron en Caldes de Malavella (Girona), donde se desarrolla una narración que renuncia, en palabras de su autor, “a ser un libro de historia o una novela histórica”, pero donde la ficción se construye a partir del respeto “absoluto” a los acontecimientos históricos, profusamente documentados.

Ganador del Premio Ramon Llull de Novela, el más internacional de los galardones de la narrativa en catalán, el libro se centra en la historia de Mateu, un personaje que el autor comenzó a atisbar tras su paso por un club de lectura de Caldes de Malavella. Allí, un lector le sugirió una posible continuación para La maldición de los Palmisano, la novela que entonces presentaba y que tiene como escenario, precisamente, la Italia de comienzos del siglo XX. El hombre le habló del millar de marineros que llegaron a las costas del pueblo y del hijo de uno de ellos, “arisco” y “algo introvertido”, pero que podía ser el material literario con el que edificar un futuro relato.

Nadal no esperó. Aunque el hombre le apeló a concertar primero un encuentro, el autor catalán le urgió a acudir ese mismo día a su vivienda. Allí pudo conocerlo y ver que la descripción que de él le habían realizado era solo parcial, pues ya en ese primer encuentro logró que el hombre le descubriera algún detalle de su historia familiar. “El resto lo decían sus silencios y su manera de retomar el relato”, contó el autor, que con El hijo del italiano suma cuatro ficciones desde que publicó en 2012 Cuando éramos felices, obra con la que obtuvo el Premio Josep Pla.

La obra transita primero por la vida del protagonista y se vuelca después en la narración del viaje que, fallecida ya su madre, emprende hacia Italia con el objetivo de conocer la verdadera historia de los marineros. Allí descubrirá también cómo continuó la relación de sus progenitores tras la vuelta del padre a tierras transalpinas.

El autor destacó el valor literario de escenarios como Caldes de Malavella, “que condensan gran parte de la historia europea del siglo XX”. Como prueba del pequeño universo histórico que representa esta localidad, relató que al pueblo llegaron, antes que los marineros, refugiados de la Guerra Civil procedentes de Aragón e Irún. Nadal también apeló a la importancia de los clubes de lectura, “prueba de una sociedad muy viva” y un interés por la lectura que el autor también ha percibido en Italia, donde se sorprendió en los coloquios sobre su obra que dirigieron alumnos de los institutos que visitó en el sur del país.

Fuente (Fotos y Texto) El País - España