Las malas expectativas de Puigdemont aúpan a los pragmáticos de su partido

Fuente: El País - España

España
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El espacio político que dejó la antigua Convergència está convulso, y más con las previsiones electorales de Junts per Catalunya, el partido que controla el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. El CIS rebajó a la mitad los ocho diputados que actualmente tiene el PDeCAT en el Congreso, mientras que ERC, que presume de alejarse de decisiones unilaterales, se dispara hasta los 18 escaños. Con estas expectativas, el sector moderado del PDeCAT se reafirma en la necesidad de quitarle el control a Puigdemont o de crear un nuevo partido.

Las encuestas muestran cómo los electores podrían castigar la estrategia del expresidente, mientras que premian el discurso de ERC. Los republicanos aseguran estar lejos de planteamientos unilaterales y ondean la bandera del pragmatismo y el diálogo. El CIS les da 17 o 18 escaños, el doble que en 2016. Mientras, Junts per Catalunya pasaría de ocho diputados a cuatro o cinco, según el CIS, o a entre cinco y siete según el CEO, dependiente de la Generalitat.

El bloqueo del PDeCAT a las cuentas públicas de Sánchez —impuesto por Puigdemont pese a la opinión contraria de sus diputados en el Congreso—, así como la imposición de candidatos más cercanos a tesis unilaterales en las listas electorales terminó por apartar al sector moderado de la formación.

Las malas previsiones les dan ahora fuerza para reformar el partido o crear uno nuevo. La excoordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, aseguró el martes que el partido se ha “empequeñecido” con la dinámica de bloqueo. Para liderar la nueva formación que plantea, que si sale adelante no será hasta después de las elecciones, suenan la propia Pascal o Artur Mas, aunque, según fuentes cercanas, el expresident está indeciso. Mas está inhabilitado, hasta febrero de 2020, por desobediencia en la consulta del 9-N. Estas fuentes indican que el sector moderado no interferirá en la campaña, y que prevé crear una plataforma ciudadana para atraer a quienes hayan optado por el PSC o ERC como voto útil el 28-A.

Este miércoles, el consejo nacional del PDeCAT ha aprobado las listas para las elecciones europeas y Puigdemont ha pedido, de nuevo, una lista unitaria con ERC. Los republicanos acuden junto con Bildu, mientras que Puigdemont ha perdido el apoyo del PNV. Los nacionalistas vascos, que hoy han aprobado su programa electoral basado en la defensa de la autonomía y el autogobierno, son el espejo en el que se mira el sector pragmático de los neoconvergentes para crear un nuevo partido.

Mientras tanto, este miércoles, el presidente Quim Torra se ha reafirmado en el Parlament en la estrategia unilateral, y ha tratado de calmar los ánimos de la CUP, que ha ejercido el papel de la oposición más dura y le ha reiterado la exigencia de que adelante las elecciones. “No os aisléis. Solo cuando fuimos juntos fuimos capaces de tumbar al Estado. Y lo volveremos a hacer”, ha afirmado Torra.

Fuente (Fotos y Texto) El País - España