Hay una calle en Madrid, que una vez al año, solo una, pasa de ser una tranquila vía a estar atestada de gente que ríe alto. La calle Pelayo, en el madrileño barrio de Chueca, luce igual de adoquinada e irregular que el resto del año, pero el día que se celebra la carrera de tacones parece que es una pasarela. La primera que desfilar es Chumina Power, anfitriona del evento, que ameniza cantando Guantanamera. Dedica la canción a los 17 valientes que han decido correr este año. Todos esperan nerviosos en la línea de salida, que también será la meta. Todos visten las mismas camisetas –amarillas y rosas– de la organización, en las que se puede

Si usted accede ahora mismo al canal de podcasts de Apple –iTunes– y decide explorar entre sus éxitos se encontrará con El podcast de Cristina Mitre en las posiciones más elevadas. Si lo hace mañana, probablemente también. Cada vez que Cristina publica un nuevo episodio, este sube inmediatamente en el ránking. Uno en el que compite con grandes radios, plataformas de podcasts e incluso audios de programas de televisión. Pero, ¿quién es Cristina Mitre y dónde radica su éxito?

En la pasarela, los arrebatos de euforia suelen ser un auténtico exotismo. La actitud homologada en todo desfile comporta, más bien, un desapego algo sobreactuado, un hastío ensayado, como si el entusiasmo se reservara para ocasiones que realmente lo merecen. La presentación de la nueva colección de Valentino, que este miércoles cerró los desfiles de la alta costura en París, debió de ser una de ellas. Al terminar, el público se puso en pie para dedicar una ovación al director artístico de la firma italiana, Pierpaolo Piccioli. El diseñador parece vivir, desde hace un par de temporadas, su mejor momento. Lo volvió a demostrar este

No sé si conocen esta historia. Es sencilla y explica cuestiones importantes. Contaba el alemán Arthur Schopenhauer que en una mañana muy fría varios erizos necesitaban calor para evitar congelarse. Para ello se apretujaron cada vez más unos a otros. Y cuanto más lo hacían más sentían el pinchazo mutuo de sus púas. Así que fueron alejándose y acercándose. Hasta encontrar la distancia exacta más soportable entre todos ellos. El comportamiento humano es muy similar. Nos pasamos la vida tratando de hallar esa distancia entre la necesidad de otros y la necesidad de nosotros mismos. No hay que olvidar que uno de cada cuatro hogares de nuestro

Más artículos...