‘Operación Triunfo’ confía en los millennials para volver a seducir al público

Gente
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Operación Triunfo regresa este lunes a La 1 con la esperanza de volver a enamorar al público como ya hizo la primera edición hace 16 años. La directora de la nueva academia, Noemí Galera, asume que el fenómeno social que causó el programa en 2001 será difícilmente repetible, pero al menos espera recuperar la esencia del OT primitivo. Y no es poco, ya que el programa vuelve con la fórmula tradicional, que ya se agotó, y sin introducir giros en el desarrollo del talent show que puedan sorprender a la audiencia. La apuesta está en los perfiles de los 16 concursantes (se presentaron alrededor de 10.000 personas). Una generación de artistas diferente a la de Rosa o David Bustamante. Muy digitalizados, activos en las redes, que cantan en inglés sin dificultad y que tienen gustos musicales distintos a los de los primeros triunfitos. “Son muy jóvenes. La mayoría sigue viviendo con sus padres y esta va a ser su primera experiencia fuera de casa”, cuenta Galera.

Los concursantes vivirán algo más de tres meses rodeados de más de 50 cámaras en la nueva academia de 1.200 metros cuadrados, ubicada en el Parc Audiovisual de Catalunya de Terrasa. En este recinto funcionó el Hospital del Torax hasta finales de los años noventa, un centro médico dedicado a enfermedades respiratorias. Una leyenda de sucesos paranormales envuelve a este lugar. Hasta allí se desplazó el programa Cuarto Milenio para grabar uno de sus episodios. Parte del antiguo edificio aún está en pié, aunque abandonado y queda frente a la academia. La terraza donde los participantes podrán tomar el aire tiene vistas a este bloque. Un escenario un tanto tenebroso, sobre todo para los lugareños. A pocos metros de la academia está el plató donde Roberto Leal se estrenará como presentador de este show  y que acogerá cada noche de programa a 600 espectadores.

Pero la ajetreada agenda diaria de los concursantes les dejará poco tiempo para pensar en espiritismo. La academia reúne en la misma planta la zona de descanso y de ensayo de las actuaciones semanales. Los 16 participantes dormirán juntos en una habitación, como en las anteriores ediciones, un espacio libre de cámaras. Desde la sala de estar harán el chat con el público cada lunes después del programa. “Este año se acabó la pensión completa. Los chicos van a tener que lavarse su ropa y recoger los platos”, cuenta Tinet Rubira, director de Gestmusic Endemol productora de Operación Triunfo junto a RTVE. La sala reina de la academia, forrada con espejos y de gran luminosidad, será donde los cantantes hagan yoga con la profesora Xuan Lan por las mañana o donde practiquen coreografías con la bailarina Vicky Gómez. Una tira diaria resumirá lo más destacado de la jornada y se emitirá cada día a las 20.00 en La 1 y a las 22.00 en Clan.

Los Javis en la presentación de 'Operación Triunfo 2017'.
Los Javis en la presentación de 'Operación Triunfo 2017'.

La música que subirá al escenario del programa también evoluciona con los intérpretes. “El repertorio tiene que ser transversal y la gente joven de hoy escucha reggeatón, por eso estará en las galas de OT”, cuenta Manu Guix, director musical de la academia y profesor veterano del programa. La apuesta de los productores de esta reedición es huir del tono nostálgico. “Tiene que ser un repertorio del 2017 y en la academia nos gusta el perreo”, ironiza Rubira. Los encargados de valorar las actuaciones de cada gala serán Mónica Naranjo, Joe Pérez-Orive y Manuel Martos. Cada semana se sumará un invitado al jurado.

La apuesta por los millennials también tiene su efecto sobre el profesorado. Los jóvenes actores, guionistas y directores Javier Calvo y Javier Ambrosi, conocidos como Los Javis (Paquita Salas, La llamada...)  toman la batuta de las clases de Interpretación. Ellos tratarán de que los artistas “se crean” el mensaje del tema que interpretan. “Somos su primer público y yo ya soy fan de alguno de los concursantes”, cuenta Calvo. Las redes sociales no han quedado fuera del plan de los organizadores en su afán por adaptarse a los nuevos tiempos. Los concursantes podrán usar su móvil para alimentar sus canales de Instagram o Twitter, aunque se limitarán a ser generadores de contenido, sin recibir la reacción de los seguidores para mantener el aislamiento con el exterior.

Voto gratuito

El jurado después de las actuaciones de cada lunes dejará a cuatro concursantes en espera, sin cruzar la pasarela que les salva de la nominación. Los profesores rescatarán a uno de ellos y los compañeros a otro. Los dos restantes serán los nominados y se someterán al juicio del público, que tendrá una semana para decidir cuál de ellos merece seguir en la academia. En esta edición y como novedad, los espectadores pueden votar gratis a través de la aplicación de Operación Triunfo. Además podrán elegir a su concursante favorito de la semana; el que reúna más votos estará a salvo de las nominaciones del jurado en la gala siguiente. Fuentes de la organización informan que se podrá emitir un voto nuevo cada 24 horas. De esta forma se decidirá el ganador o ganadora de OT, que recibirá un premio en metálico de 100.000 euros

Fuente El País - España