Colau anuncia un dentista municipal con precios un 40% más económicos

Salud
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, da un paso más tras la creación de un servicio de dentista gratis para vecinos con pocos recursos. El ejecutivo impulsa ahora un servicio de dentista municipal abierto a toda la ciudadanía que ofrecerá precios un 40% más económicos “sin reducir la calidad material, del servicio y de las condiciones laborales de los trabajadores”, en palabras de la comisionada de Salud, Gemma Tarafa.

El operador será 100% municipal, colgará de la empresa pública BSM (que gestiona desde el Tibidabo hasta los aparcamientos o el Bicing) y tendrá que contar con el aval político de la oposición. Si los partidos votaran a favor, se aprobaría en el pleno de marzo y la primera consulta, con ocho butacas, abriría a finales de año. La previsión es atender a 36.000 personas cada año.

Las tarifas

Las tarifas que garantizarían la sostenibilidad del futuro servicio, según el Ayuntamiento, serían un 40% más económicas de las de las actuales clínicas dentales privadas. En el caso de los tres servicios más demandados, que suponen un 60% de las sesiones en las consultas son:

Obturación (empaste). 55 euros

Endodoncia (extracción de la pulpa o raíces). 160 euros

Higiene. 30 euros

Colau ha explicado que aunque el servicio estará abierto a toda la ciudadanía, el objetivo es llegar al 12% de vecinos que según la encuesta municipal de salud no puede permitirse ir al dentista. “La salud bucodental es básica para el bienestar y la salud básica, todo el mundo necesita tener una boca sana para tener una vida saludable, porque afecta al bienestar físico, emocional e incluso a las posibilidad es de encontrar trabajo”, ha manifestado.

Tanto Colau como Tarafa han insistido mucho en que pese a los precios más económicos se garantizará la calidad del servicio y desmarcándose de clínicas privadas que ofrecen precios reventados a costa de los materiales y los sueldos que pagan. “No es competencia desleal, son precios ajustados a costa de que el servicio sea sostenible pero no tenga beneficios”, han subrayado y han asegurado que el Ayuntamiento ha hablado con el Colegio de Odontólogos “y no lo han visto mal”. Las dos responsables no han descartado en el futuro que el servicio tenga tarificación social (en función de la renta de los vecinos) si detectan que no llega a las familias con menos recursos.

El nuevo servicio se ubicará, para empezar, en un local alquilado a precios de mercado y tendrá 23 profesionales (odontólogos, auxiliares, higienistas y personal de administración y recepción). La inversión inicial será de 500.000 euros, pero la previsión es que el servicio sea sostenible con su actividad. La idea que tiene el Ayuntamiento es abrir esta primera consulta en distritos periféricos como Nou Barris, Sant Martí o Sant Andreu.

Fuente El País - España