Hay varios retos a los que se enfrentan todas las personas hinchas de un equipo de fútbol que tienen descendencia. El primero, desde luego, es la paternidad o maternidad, que se extienden durante toda la vida. Exactamente igual que lo hará la relación con el equipo de fútbol al que tradicionalmente haya apoyado la familia. Son convenciones que el recién llegado encuentra ya establecidas y a las que, en algún momento, se enfrentará.

Las cifras avalan el éxito de ventas de Dan Brown: su obra ha sido traducida a 52 idiomas y ha vendido más de 200 millones de libros. Cada nuevo título se convierte en un acontecimiento de interés internacional, como ocurrió en la pasada Feria del Libro de Fráncfort, el mayor evento comercial del mundo literario, con cerca de 250 periodistas congregados en la presentación de su última novela.

Las literaturas no tienen deber alguno de respetarse y mucho menos de quererse o admirarse mutuamente. Los escritores tampoco tienen deber alguno, por supuesto, de respetar o querer a esta o aquella literatura, sea suya o ajena. Un escritor bonaerense puede obsesionarse con la literatura anglosajona y no leer más que esa literatura con olímpico desprecio de la suya propia, mientras un ruso totalmente ruso puede no ser capaz de salir de la fascinación de la literatura francesa y aprenderla hasta la saturación. El efecto literario es hiperproductivo si ese lector argentino se parece a Jorge Luis Borges o a Julio Cortázar o si ese lector ruso

En la que aún es —¿por cuánto tiempo?— la capital política del mundo, la sombra sucede a la luz y, la una detrás de la otra, van cubriendo los principales monumentos de la ciudad. El director parece haber querido inspirarse en los maestros del claroscuro, como Caravaggio, o en los pintores holandeses del siglo XVII. La imagen se detiene unos instantes sobre las orillas del río Potomac, que atraviesa la ciudad. Se ven unas basuras que sugieren el desorden, por no decir la podredumbre, que se extiende por la capital. «Algo huele a podrido en Dinamarca», decía Hamlet en las primeras líneas de la obra de Shakespeare. ¿Acaso esta misma

Más artículos...

Proximos Eventos