La actriz Jessica Chastain y su esposo Gian Luca Passi de Preposulo han sido vistos esta semana en el Upper East Side de Manhattan (Nueva York) en compañía de la más reciente integrante de su familia: su hija Giulietta. De acuerdo al portal de noticias estadounidense Page Six, la pequeña tiene cuatro meses y nació a través de un vientre de alquiler.

Sábado por la mañana en casa de la familia Korpowski. El pequeño Stanislaw, de dos años, corretea por la salita llevándose por delante cualquier juguete que encuentra a su paso; la abuela Cristina prepara tarta de manzana, algo alicaída, porque acaba de morir el abuelo, y la hermana mayor, María, de 14 años, intenta mantener controlados a sus otros tres hermanos que trepan por los sillones cual Tarzanes en la jungla. “Perdone el desorden, estamos de obras y ayer fue el entierro del abuelo”, explica Agnieszka Korpowska, madre de esta prole numerosa que vive en un barrio al noreste de Varsovia. En una casa propiedad de la abuela.

En El dolor de los demás, Miguel Ángel Hernández describe una escena terrible. Dos ataúdes sellados son introducidos en un velatorio. Cada cual contiene un cuerpo destrozado: el de un asesino suicida uno, el de su víctima otro. “La madera los iguala. La víctima y el asesino. Son los hijos. Es ella y es él”. El mejor amigo del autor tiene 18 años y ha asesinado a su hermana, suicidándose después. Los dos ataúdes descansarán juntos en el mausoleo de la familia. Quien quiera llorar a la víctima tendrá que enfrentarse también a su verdugo. Quien no quiera pensar que el verdugo fue capaz de “lo más terrible”, como lo califica Hernández en

Más artículos...