Woody Allen: “Yo debería ser la cara del #MeToo”

Cine
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El director de cine estadounidense Woody Allen ha expresado su respaldo al movimiento Me Too, que ha desnudado abusos de mujeres por parte de hombres poderosos y considera su carrera como símbolo en favor de esa lucha.

"Es gracioso, yo debería ser la cara de los carteles del movimiento Me Too", dijo en una entrevista en Nueva York al programa de televisión argentino Periodismo para Todos de Canal 13.

El director, de 82 años, destacó que en su extensa carrera jamás ha sido objeto de denuncias por parte de las mujeres que trabajaron en sus películas. "He trabajado en películas durante cincuenta años con cientos de actrices y ni una sola, grande, famosa, protagonista, nunca nadie ha sugerido ningún tipo de comportamiento indecente" de su parte, remarcó.

Subrayó además que ha empleado "a más de 200 mujeres en el equipo detrás de cámaras y remontándonos cincuenta años atrás, siempre les hemos pagado exactamente los mismos salarios que a los hombres".

Allen también rechazó haber agredido sexualmente a su hija Dylan, caso por el que fue investigado 25 años atrás sin que la justicia hallara pruebas suficientes para inculparlo.

"Estoy completamente a favor de que lleven ante la justicia a los verdaderos abusadores, pero si alguien es inocente y le ponen en el mismo saco, es muy triste para esa persona y creo que es injusto" dijo.

Dylan, hija de Allen y la actriz Mia Farrow, asegura haber sido agredida sexualmente por su padre cuando tenía siete años.

"Es terrible, ciertamente me siento mal porque me acusan de algo terrible que me hiere y hiere a mi familia, algo que fue jugzgado hace 25 años atrás, investigado por dos fuentes diferentes y que resultó ser completamente falso", dijo al declararse "angustiado" por esta acusación.

Allen rechazó ser vinculado en cualquier sentido con los casos de abusadores poderosos de Hollywood que su hijo Ronan Farrow ayudó a desnudar desde sus artículos periodísticos en la revista The New Yorker, que le valieron recientemente un premio Pulitzer.

"Quieres que se lleve ante la justicia a estos terribles acosadores, a estas personas que hicieron cosas terribles, y creo que eso es algo bueno lo que me molesta es que me vinculen con ellos", dijo.

Fuente El País - España