Jose Coronado es un hombre inquieto por naturaleza, le cuesta estar parado y dejar de maquinar, pero la vida le dio un revolcón en forma de infarto de miocardio en abril de 2017 y aprendió a poner orden a sus prioridades. Cuando salió del hospital tras cuatro días escasos ingresado, lo hizo con una sonrisa y agradeciendo su interés a los medios apostados en la puerta. Se disculpó con los espectadores del teatro en el que estaba representando una obra que tuvo que ser suspendida, agradeció al centro en el que le operaron de urgencia y al SUMMA su “impecable atención” y se retiró a su casa para terminar de recuperarse.

"¡Parece un museo!", exclama impresionado Alberto Crespo (Asier Etxeandia) cuando visita la casa de su viejo amigo/enemigo Salvador Mallo (Antonio Banderas) en Dolor y gloria, la última película de Pedro Almodóvar que se presentó ayer en sociedad [en la de la gente del cine, porque el estreno para el público general será el viernes 22 de marzo]. Puesto que Salvador Mallo es un trasunto de Almodóvar, ese "museo" no es otro que el piso madrileño del director manchego, convertido para la ocasión en un set de rodaje. Y en él destacan, en efecto, las numerosas obras de arte que decoran las paredes y logran colarse en prácticamente cada

Whoopi Goldberg ha pasado por una de las peores experiencias de su vida. Como ella misma ha contado, aunque siempre acompañada del socarrón humor que la caracteriza, ha pasado por una grave enfermedad, una neumonía, que la ha llevado a estar al borde de la muerte. 

La falta de salidas para los jóvenes, el desencanto, el paro, la corrupción, las frustraciones, el peso de la religión, la gente que emigra y la que prefiere quedarse y luchar… Una nueva generación de cineastas argelinos está retratando el magma de frustraciones y desencanto que ha sacado a millones de ciudadanos a las calles para pedir que se marche el régimen de Abdelaziz Buteflika, el presidente de 82 años que lleva 20 años en el poder.

Más artículos...