Unicaja y Liberbank esperan cerrar la fusión para principios de junio

Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El proyecto de fusión de Unicaja y Liberbank va despacio, como todas las operaciones en las que participa la entidad malagueña. Según fuentes cercanas a la operación, los cálculos que hacen son los siguientes. Si siguen de acuerdo en el análisis de los balances, y por lo tanto de las valoraciones de cada uno en la fusión, el proyecto debería presentarse en la primera quincena de abril. Después, se necesitaría un mes (o algo menos) para que el experto independiente que nombre el registro mercantil emita su informe. Así se llegaría a mediados de mayo. Luego los consejos tienen que convocar las juntas, que como mínimo dan un plazo de un mes, lo que les llevaría a mediados de junio.

Cuando se acaben todos los trámites legales, la fusión efectiva, con los planes de integración y cierres, se produciría en octubre o noviembre, según las fuentes consultadas. En el mercado algunos expertos comentan que las entidades iniciaron su acercamiento en el verano pasado, es decir, pasaría casi un año.

Según los cálculos internos, la fusión no requerirá ampliación de capital, aunque tendrán que convencer al supervisor de que tienen la solvencia adecuada. Una ampliación de capital castigaría a los accionistas de Liberbank, que ya pusieron 500 millones hace poco más de un año. Según sus cálculos, podrían conseguir un ratio de capital de máxima calidad, el CET 1 fully loaded, del 12,5% tras reducir los costes por la reestructuración. Para ello bajarán su participación en Caser del 22,5% al 10% para vender las acciones en el mercado y evitar que esta participación les consuma capital. El plan de la aseguradora Case es vender la mayoría a un fondo o un competidor y que Ibercaja, Liberbank y Unicaja se queden como minoritarios. 

Esta operación, de la que está puntualmente informado el Banco de España y el BCE, llegaría después de que ambos bancos hayan cerrado sus procesos de reorganización. La incógnita es qué pasaría con LIberbank si se frustra la fusión. Algunas fuentes creen que intentaría seguir sin ampliar capital, siguiendo su plan estratégico, pero otros lo ven difícil y recuerdan el interés de Abanca, que podría volver a intentar adquirirlo. 

Fuente El País - España