El FROB, el fondo de rescate español, perdió 905 millones en 2018, un 5% menos

Fuente: El País - España

Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Autoridad de Resolución Ejecutiva (FROB), el fondo de rescate español, cerró 2018 con unas pérdidas de 905 millones, casi un 5% menos que en el año anterior. El resultado algo más positivo se explica por el menor deterioro que tuvo la Sareb, el banco malo, participado en un 45,9% por el FROB. No obstante, BFA, la matriz de Bankia, de la que la Autoridad de Resolución posee el 61,4%, castigó la cuenta de resultados con 297 millones, que contrasta con el impacto positivo de 60 millones de 2017 tras la fusión de BMN por parte de Bankia.

Así, el resultado del FROB se explica principalmente por los deterioros registrados por la valoración contable de sus participadas, por lo que es un tema más contable que económico, explican fuentes del organismo. Bajando al detalle, BFA presenta este deterioro por los efectos que ha tenido en Bankia la aplicación de la nueva normativa contable IFRS 9, así como por el deterioro del valor de la cartera de renta fija de la entidad, apuntan estas fuentes.

El FROB ha procedido a estimar el valor recuperable de su participación en el Grupo BFA, para lo que ha comparado el valor contable de BFA registrado por la Autoridad al cierre del ejercicio anterior con el patrimonio neto consolidado del grupo BFA (corregido por los intereses minoritarios) y reflejado en sus cuentas anuales consolidadas, más las plusvalías tácitas de fácil realización de la cartera de renta fija, apunta el organismo.

Asimismo, ha registrado un deterioro de su inversión en Sareb por un total de 382 millones de euros correspondiente a la deuda subordinada suscrita, como consecuencia de la comparación del valor en libros del FROB al cierre del ejercicio anterior con el valor actual de la previsión de flujos de efectivo futuros a recibir por el organismo, considerando las proyecciones de recuperación obtenidas del plan de negocio aprobado por la compañía.

Patrimonio en negativo

Además, el activo en 2018 fue de 10.936 millones y el pasivo de 11.404 millones, por lo que el patrimonio neto del FROB arrojó un resultado negativo de 469 millones. El auditor hace un párrafo de énfasis por este circunstancia, aunque admite que no supone un problema para la continuidad de la empresa. No obstante, dice que aunque la ley le permite operar con este patrimonio, también prevé mecanismos para incrementarlo.

El activo del balance del FROB recoge las participaciones en BFA y la inversión en Sareb, además de la posición de tesorería. En el pasivo, el FROB se financia mediante el préstamo recibido del Tesoro, cuyo saldo al cierre del ejercicio ascendía a 10.456 millones de euros.

Según ha explicado el FROB, este balance supone que el resultado financiero de la institución sea recurrentemente negativo, ya que los activos no generan ingresos financieros suficientes para compensar dicho gasto.

El FROB ha comunicado que durante 2018 se registraron movimientos de provisiones relacionados con contingencias legales y garantías otorgadas en diferentes procesos de venta de entidades, que tuvieron un impacto neto conjunto negativo en la cuenta de resultados por importe de 118 millones de euros.

De este importe destacan las dotaciones por posibles contingencias derivadas de procesos judiciales relativos a la desinversión en entidades, un total de 253 millones, la liberación de provisiones de 95 millones relacionadas con garantías otorgadas en el proceso de desinversión de Banco Gallego y la reducción del coste estimado por el esquema de protección de activos concedido en la venta de Banco de Valencia, que asciende a 62 millones de euros.

Una tesorería "suficiente" según el FROB

El FROB ha indicado que dispone de una posición de tesorería "suficiente" para hacer frente a sus compromisos previstos a medio plazo. Así, a 31 de diciembre de 2018 el importe de la tesorería no comprometida del FROB ascendía a 1.103 millones de euros, que se encuentran invertidos en activos de deuda pública del Estado y en la cuenta corriente del Banco de España.

El FROB financia sus gastos de explotación sin cargo a los Presupuestos Generales del Estado, sino mediante una tasa sufragada por la industria financiera, lo que supuso un ingreso en 2018 de más de 18 millones.

Por su parte, el Fondo de Resolución Nacional (FRN) registró un resultado positivo de 42.000 euros, procedente de la recaudación de las contribuciones al FRN realizadas por las empresas de servicios de inversión no incluidas en el ámbito de la supervisión en base consolidada de su entidad matriz realizada por el Banco Central Europeo (BCE).

Al cierre del ejercicio, el patrimonio neto del fondo ascendía a cuatro millones, acumulando las contribuciones realizadas por estas entidades entre 2015 y 2018 (ambos incluidos).

Fuente (Fotos y Texto) El País - España