Colau repone el lazo amarillo que un grupo de activistas había retirado del Ayuntamiento de Barcelona

España
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona han identificado a cinco personas que han descolgado la madrugada de este jueves el lazo amarillo de la fachada del Ayuntamiento. El mismo grupo también ha intentado, sin éxito, retirar la pancarta pidiendo la libertad de los políticos presos que cuelga en la fachada del Palau de la Generalitat. Esta mañana el lazo amarillo ya había sido restaurado en el edificio consistorial.

Según han informado fuentes municipales, sobre las 1.30 horas un grupo de personas, algunas encapuchadas, han descolgado el lazo. El grupo ha mantenido un tira y afloja por la pancarta con los agentes de la Guardia Urbana que vigilaban el Ayuntamiento. Finalmente, estos han conseguido arrebatarles la pancarta a los asaltantes, pero el emblema ha quedado dañado.

Justo después, el mismo grupo ha intentado repetir la misma acción en la fachada del Palau de la Generalitat, aunque finalmente no ha podido. La acción ha sido difundida en las redes sociales por el colectivo de carácter españolista Los de Artós. También el candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, que se presenta con Ciudadanos, ha retuiteado la acción, que había aplaudido una plataforma de jóvenes que apoya su candidatura, aunque posteriormente la publicación ha sido borrada.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, anunció este miércoles que mantendría el lazo amarillo en el Palau de la Generalitat, desobedeciendo así el requerimiento de la Junta Electoral Central que, a petición de Ciudadanos, pedía la retirada de todos los elementos, por considerarlos políticos, durante la campaña electoral de las generales.

Fuentes municipales han indicado que el Ayuntamiento barcelonés no ha recibido ningún requerimiento de la Junta Electoral. De hecho, la resolución de este organismo solo afecta a la Generalitat y a sus dependencias.

Fuente El País - España