Francisco González abandona sus cargos en el BBVA mientras dure la investigación del ‘caso Villarejo’

España
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El expresidente de BBVA Francisco González ha decidido abandonar "temporalmente" los cargos que tiene todavía en la Fundación y en el banco (es presidente de honor en ambos organismos) mientras concluyen las investigaciones en curso sobre el caso Villarejo, por el que se vincula al banco con un supuesto espionaje a empresas, periodistas y políticos en la etapa en la que González era presidente. Así lo ha anunciado en una carta que ha enviado al actual presidente Carlos Torres, a la que han tenido acceso Reuters y Europa Press, que la ha distribuido después.

BBVA ha declinado hacer comentarios y ha señalado que ha sido una decisión que ha tomado el propio González.

González asegura que toma la determinación de hacerse temporalmente a un lado "para evitar que se utilice su persona para dañar a la entidad". En la misiva remitida a Torres González se muestra convencido de que su decisión "ayudará a entender con qué rigor, falta de interés personal y compromiso hemos trabajado durante tanto tiempo".

El expresidente repasa en la misiva de dos folios (que arranca dirigida a Torres con un "Querido Presidente") los momentos "de tensión, de dificultades, de hostilidades de grupos de interés" que ha pasado el banco en sus años de historia. Cita el "caso de las cuentas secretas" (por el que Emilio Ybarra y los consejeros del antiguo BBV abandonaron la entidad); el intento de Sacyr "de apropiarse del banco con la colaboración inexplicable de parte del Gobierno" (una maniobra que precisamente se vincula a los espionajes de Villarejo, que habría encargado presuntamente el banco presidido por él); así como la salida a Bolsa de Bankia, la creación del banco malo o el caso Ausbanc, entre otros.

González, que pide a su sucesor que traslade la carta al consejo de administración con todo su "afecto y gratitud", señala que desde hace un año han sufrido "una larga y continua agresión mediática derivada de las investigaciones policial y judicial, sobre un caso de gran repercusión periodística en torno a un excomisario de policía y su trabajo al frente de una empresa de investigación contratada en su día por el banco".

Decisión previa a una junta difícil

La carta de González a Carlos Torres se conoce un día antes de la celebración de la junta general de accionistas del banco, que se celebra en Bilbao. Carlos Torres, que solo lleva dos meses y medio al frente de la entidad, se enfrentará a la junta de accionistas más dura en 17 años. Sobre el banco planean supuestas escuchas ilegales, pagos al policía más corrupto, el comisario jubilado Villarejo, la presión de Audiencia que ha abierto investigación, un mal comportamiento en Bolsa, la marcha de Francisco González con una pensión de 80 millones y el empuje del BCE para que aclare cuanto antes estas cuestiones porque dañan su reputación.

El punto más caliente es el relacionado con el supuesto espionaje que para el banco realizó la empresa del comisario jubilado Villarejo. BBVA realizó pagos a  pagos a Cenyt, la empresa de este antiguo policía. El montante total de estos pagos a Cenyt, desde 2004 a 2017, asciende a 10 millones de euros, según fuentes conocedoras de estas operaciones, que cifran en 100 millones el presupuesto anual del BBVA en seguridad. Según el banco, en teoría la mayor parte de los pagos eran por trabajos para buscar propiedades de clientes morosos. González siempre ha asegurado que no sabía nada de la relación de la entidad y Villarejo.

Investigaciones en marcha

El banco realizó una investigación interna desde junio a diciembre de 2018, todavía bajo la presidencia de Francisco González, y ha iniciado otra externa, un análisis forensic, en enero, capitaneada por PwC, Uría y Garrigues. Hasta el momento, la entidad dice que no ha encontrado ningún documento que inculpe a González; Torres aseguró que confiaba en su antecesor. No tenía previsto pedirle que dimitiera de sus cargos de honor si no había pruebas. Sin embargo, el propio González ha dado el paso a través de la carta enviada a Torres.

Además, el pasado mes de febrero el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional exigió al BBVA que entregara todos los informes que estuvieran en su poder sobre los trabajos que habría estado realizando para el banco el comisario jubilado, en prisión provisional.

Por otra parte, Francisco González tiene otros frentes abiertos: este mismo jueves el exvicepresidente de la CNMV Carlos Arenillas ha presentado en ese mismo juzgado una querella contra Villarejo, González y el exjefe de seguridad del banco Julio Corrochano, por el espionaje al que presuntamente fue sometido cuando ocupaba su cargo. La querella acusa a los implicados por los delitos, al menos, de intervención de las comunicaciones llevada a cabo por un funcionario público, apoderamiento de secretos de empresa, delito contra el honor y delito de coacciones.

Fuente El País - España