La Administración de Donald Trump ha empezado a cumplir con su amenaza de recortar ayudas. Este martes envió 60 millones de dólares a la agencia de Naciones Unidas para ayuda a los refugiados, que están destinados a los palestinos, pero congeló la entrega de otros 65 millones previstos. Un funcionario del departamento de Estado se limitó a señalar que "hay que efectuar un examen en profundidad de UNRWA [siglas en inglés de la agencia], tanto de su funcionamiento como de su financiación".

General Electric está en dificultad, hasta el extremo de tener que considera desmembrar el conglomerado. John Flannery, su consejero delegado, explicó en una conferencia con analistas que se está examinando rigurosamente la estructura de la multinacional y entre las diferentes opciones estaría la de separar los activos en varias compañías que cotizaran de manera independiente.

Jackie Peckrul dice que es otro miembro más del equipo de bomberos del condado de Dekalb. Pero los vecinos de esta localidad en el estado de Georgia la consideran una heroína. Un vídeo captado por la cámara que llevaba en el casco uno de sus compañeros la muestra recogiendo en sus brazos a un bebé, después de que su padre la lanzara del balcón de un segundo piso para salvarla de las llamas. Peckrul es madre de trillizos. El rescate tuvo lugar de madrugada el pasado 3 de enero. El incendio en el complejo de apartamentos obligó a evacuar a 80 personas. "Lo único que pasó por mi cabeza era", comenta a la prensa local, es "Dios, permíteme

Alguien de Televisión Española tuvo el buen tino de programar el documental All the President’s Men Revisited para solaz de insomnes irredentos. Dirigido por Peter Schall en 2014 y producido por Robert Redford, el documental marcó el 40 aniversario del escándalo político del 'caso Watergate' y sirvió de homenaje al desaparecido Ben Bradlee, periodista al timón del periódico The Washington Post, en cuyas filas militaba la enrevesada pareja de Bob Woodward y Carl Bernstein –un republicano y WASP; el otro, liberal más radical, judío de melena larga--, ambos interpretados en pantalla por el propio Robert Redford y Dustin Hoffman en el

El Bunny Ranch es el burdel legal más famoso de Nevada y quizás de Estados Unidos. Ahora se suma a la fiebre del bitcoin porque dice que cada vez más clientes demandan poder hacer transacciones con la criptomoneda. Su naturaleza anónima, explica el dueño del local en Moonlight Road, la convierte en un modo de pago que encaja perfectamente en el negocio del sexo, por eso decidió explorar la idea.

No es un móvil, ni una app, tampoco es un wearable puro, pero sí se integra en la ropa. Beam es una seña de identidad digital con aspecto de chapa creada por Andrew Zenoff (Boston, 1965), emprendedor de Silicon Valley donde llegó de pequeño. “Vi cómo crecían Apple y Atari. Siempre pensé que emprender era la manera natural de hacer las cosas”, explica.

Más artículos...