Vicentina Phocco es una mujer sencilla, menuda y decidida que acaba de asomarse a la fama, consiguiendo el primer premio en uno de los concursos cafeteros más importantes, por el que competían pequeños productores de café orgánico de medio mundo. Sucedió en Seattle, en el curso de la Specialty Coffee Expo, la feria de cafés especiales que marca los ritmos del sector. Es una competencia seria en la que como es normal nunca están todos los que son, pero los ganadores siempre triunfan con cafés de mérito. Sobre todo, es una competencia que cada año cambia la vida de algunos pequeños productores.

El escritor chileno Roberto Brodsky (Santiago de Chile, 1957) es autor de media docena de novelas, libros de cuentos y guiones, uno de estos últimos para Machuca (2004), una de las películas más icónicas sobre el golpe de Estado contra Salvador Allende en 1973. Una de sus obras más celebradas, Bosque quemado (2007), también pasa por el levantamiento militar contra el médico socialista, que expulsó al propio escritor y a su familia al exilio en una historia que también se asoma a la huida de los abuelos, judíos ucranianos que escaparon a América de los pogromos en el siglo XIX.

Ser presidente de un país no es recomendable para ningún ser humano. Vida hay una sola y debe haber mejores maneras de vivirla. Pero ser presidente de la Argentina es, directamente, un suplicio, un martirio, una condena.

Con sus bocas y ojos tapados con cintas negras, miles de periodistas y trabajadores de prensa marcharon hoy por el centro de Buenos Aires para reclamar contra el despido de 354 personas de la agencia de noticias estatal Télam. La manifestación, sin antecedentes en Argentina por su dimensión, evidencia las tensiones que enfrenta Mauricio Macri en sus esfuerzos por achicar el déficit fiscal, base de las promesas que hizo al FMI para obtener un blindaje financiero de 50.000 millones de dólares. El Gobierno sostiene que quiere hacer más eficiente una empresa que casi duplicó su plantilla entre 2003 y 2015, durante el kirchnerismo, hasta

Nicolás Maduro ha ascendido a los militares fieles. El mandatario elevó el miércoles a 183 oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) a grados de almirantes y generales en una ceremonia en el Panteón Nacional de Caracas. “Como soldados leales siempre, traidores nunca; manteniendo nuestro juramento de defender la patria y sus instituciones hasta perder la vida si fuera necesario [...] solicito su autorización para recibir las presillas y caponas…”, dijo el mayor general Jesús Suárez Chourio al iniciar el acto. Una ONG denuncia que el Gobierno ha exigido a los cargos promocionados firmar su “lealtad personal a Maduro”.

López Obrador ganó las elecciones presidenciales mexicanas en términos incontestables. Tendrá en el puño de su mano el control del país como en los años interminables de la Dictadura Perfecta encabezada por el PRI de muy triste recuerdo. Sin embargo, justo es reconocerlo, el virtual presidente electo de México ha comenzado a tender puentes entre sus adversarios u opositores mostrando un rostro nuevo y cálido carente de la violencia verbal que exhibió durante la campaña. Ahora aparece como un político conciliador que no amenaza ni preocupa a los inversionistas ni a los mercados ni las empresas calificadoras extranjeras. Basta con decir que

Estados Unidos envía un nuevo mensaje de reproche a Nicaragua. El Departamento del Tesoro ha anunciado este jueves una sanción económica a tres ejecutivos por su participación en “graves abusos” contra los derechos humanos y corrupción. Los penalizados son pesos pesados del organigrama de poder nicaragüense: Francisco Díaz, la cabeza de la Policía Nacional; Fidel Moreno Briones, secretario general de la Alcaldía de Managua; y Francisco López Centeno, vicepresidente de Albanisa -la empresa creada para hacer negocios petroleros con Venezuela-.

Más artículos...

Subcategorías