El abuelo de López Obrador que según la leyenda cruzó el mar escondido en un barril

Latino America
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Aseguran algunas biografías (basadas en testimonios de familiares) que José Obrador cruzó el Atlántico escondido en el barril de un barco. Para algunos, lo del barril es un ingrediente épico para sazonar una aventura de película. José Obrador tenía 14 años y llevaba documentación falsa en aquella travesía. Desembarcó en Matanzas (Cuba), donde trabajó como barrendero y dependiente en una tienda de ultramarinos. Llegó a México en 1917 para reunirse con dos de sus hermanos. Cuando un siglo después Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hizo el viaje inverso para visitar Ampuero, el pequeño municipio cántabro del que partió su abuelo, convirtió los recuerdos sobre sus orígenes en un canto a la emigración. Meses más tarde, el nieto de José se ha convertido en el presidente más votado de la historia de México.

Desde lo alto del Monte Candiano o desde el Pico de las Nieves se observa la bella alternancia de solanas y miradores de Ampuero, un municipio formado por 24 núcleos de población que abrazan las montañas. A pesar del agreste paisaje, sus 4.200 habitantes tienen el litoral a golpe de piedra. Apenas 10 kilómetros les separan de las playas de Laredo. Ampuero es también la puerta sur del Parque Natural de las Marismas de Santoña. Pero si algo llama la atención son sus construcciones de estilo colonial. Destilan el pasado migratorio de sus aldeanos. Uno de ellos fue el abuelo de AMLO, que llegó al mundo en la Casa Cuartel el 11 de marzo de 1893, según la partida de nacimiento que conserva el Ayuntamiento.

Sus padres decidieron embarcarle para que pudiera sobrevivir lejos de la beligerante Europa. Antes ya lo había hecho su hermano mayor, Manuel, y al poco les seguiría Félix. Los tres abrieron una tienda en Tabasco a la que llamaron El Palacio. Vendían telas y alimentos, relata la periodista mexicana Blanca Gómez en ¿Y quién es AMLO?, una biografía no autorizada del político que publicó en 2005. Los familiares directos del presidente cuentan en sus páginas que otros hermanos, como Ramiro y Eloy, desarrollaron su vida en Cuba, mientras que las mujeres de la familia y Sixto, el hermano mayor, se quedaron en Cantabria. José conoció en Frontera a Úrsula González, una descendiente de asturianos, y de su unión nacería Manuela, la madre de AMLO.

López Obrador sujeta la bandera de México durante su visita a Ampuero del año pasado. A la derecha, un pariente de Cantabria.
López Obrador sujeta la bandera de México durante su visita a Ampuero del año pasado. A la derecha, un pariente de Cantabria.

“Sabía que López Obrador sería presidente, pero había ciertas lagunas que contar, como sus orígenes. No es un político tradicional, no forja su carrera en puestos públicos. Empieza trabajando con indígenas en Tabasco. Es un dirigente social que se desvincula del PRI [partido hegemónico del país durante siete décadas]”, explica Gómez. En su opinión, ese compromiso político es una herencia de su familia cántabra. Gómez apunta en su libro que la “desmedida obsesión” del gobernador de Tabasco por erradicar las creencias religiosas encontró la oposición de los Obrador, muy católicos. Los hermanos tuvieron que exiliarse y José incluso fue encarcelado. No volvió a Tabasco, donde abre una tienda llamada La Revoltosa, hasta mediada la década de los treinta, cuando Lázaro Cárdenas alcanzó la presidencia de México.

Partida de nacimiento de José Obrador, abuelo del presidente mexicano.
Partida de nacimiento de José Obrador, abuelo del presidente mexicano.

“Mi abuelo siempre decía con orgullo que era de Ampuero”, reconoció López Obrador a sus vecinos en septiembre del año pasado, durante la visita que realizó invitado por el presidente regional, Miguel Ángel Revilla. En primera fila estaban sus parientes Carmen, Nicolás y Francisco, aunque ninguno de ellos vive hoy en Ampuero. Se saludaron con efusividad y recordaron sus orígenes. Esos días la localidad celebraba sus fiestas patronales, con sus famosos encierros, y AMLO recibió un pañuelo rojo que enseguida colgó de su cuello. El alcalde, Patricio Martínez, le entregó un escudo de Ampuero en cerámica, y López Obrador se comprometió a colocarlo en su despacho. Sin embargo, el hoy presidente de México se quedó sin probar las famosas croquetas que cocinan en Casa Solana, un restaurante con una estrella Michelín junto al santuario de la virgen de La Parecida, patrona de Cantabria.

No se descarta que pueda hacerlo en un futuro próximo, a tenor de la gran amistad que fraguó con Revilla durante aquellos días. El presidente cántabro fue invitado incluso a la toma de posesión de AMLO del pasado 1 de diciembre. “Yo le invité a venir a Cantabria atraído por su tenacidad. López Obrador ha soportado la ofensiva de grandes poderes, lo que le obligó a fundar hace tres años el movimiento de regeneración Morena. Según su propia confesión, el viaje le impactó muchísimo”. Revilla subraya que José Obrador hablaba a sus nietos de su tierra como “la más verde del mundo” y recuerda que un sobrino suyo, el hijo de Sixto, llegó a ser uno de los pioneros de la neurociencia española. Incluso trabajó en el Hospital Español de la capital mexicana muchos años antes de que AMLO se convirtiera en su alcalde.

Fuente El País - España