Batet dice que la reforma constitucional es “urgente, viable y deseable”

España
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, ha urgido este sábado a abordar una reforma de la Constitución que calificó de “viable y deseable”. En su primer acto político tras tomar posesión, en Barcelona, Batet también se mostró dispuesta a estudiar las 45 medidas que Carles Puigdemont planteó como reivindicaciones al entonces presidente Mariano Rajoy en 2016, así como a afrontar el “histórico” déficit en infraestructuras de Cataluña y a recuperar algunas de las leyes sociales que están suspendidas por el Tribunal Constitucional.

Batet se estrenó como ministra en una jornada sobre federalismo organizada por el PSC de Barcelona prevista desde hacía meses, pero que aprovechó para lanzar el segundo mensaje del Gobierno a Cataluña después de que el Consejo de Ministros levantara el pasado viernes el control del gasto de las cuentas de la Generalitat.

La ministra no se limitó a reclamar en abstracto la reforma constitucional, sino que fue más allá y dijo que “está en crisis” el pacto territorial de 1978, que se ha retroalimentado de una “crisis democrática”. Por eso, añadió, es necesario cambiar la Constitución para definir un nuevo modelo territorial y reconocer nuevos derechos sociales y políticos.

La propuesta de Batet fue bien recibida por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, aunque este avisó, una vez más, de que la posición de partida de su Govern es “el referéndum del 1 de octubre y la declaración política del 27 de octubre”, en alusión a la declaración de independencia que provocó la destitución de Puigdemont y todos sus consejeros y la posterior huida o encarcelamiento de estos. Pese a la evidente distancia entre ambos Gobiernos, Torra insistió en que quiere debatir con Pedro Sánchez sobre la propuesta realizada por Batet “y a partir de aquí comenzar las negociaciones”.

Iceta: “Sufrimos y lloramos, pero hemos ganado”

El líder del PSC, Miquel Iceta, recordó en el mismo acto que su partido se alineó con Pedro Sánchez y con el no es no a investir a Mariano Rajoy en 2016, aunque eso provocara la mayor crisis entre el socialismo catalán y la gestora del PSOE que siguió a la defenestración del secretario general. “Vimos la jugada antes que otros. Nos comprometimos, apostamos, lloramos y perdimos, pero ahora hemos ganado”, dijo sobre la moción de censura que ha llevado a Pedro Sánchez a La Moncloa. Sin esconder su euforia, Iceta afirmó que el Consejo de Ministros está formado “por los mejores” y que Sánchez ha sorprendido a todos con los nombres, e ironizó sobre el “sarpullido” que provoca Josep Borrell en el independentismo.

El escenario para estudiar la reforma constitucional, explicó Batet, es la comisión creada el pasado 10 de enero en el Congreso para evaluar el modelo territorial. Ciudadanos la abandonó apenas 70 días después porque el PSOE se negó a que comparecieran algunos exdirigentes socialistas y desde entonces la comisión entró en un estado de letargo, pues solo forman parte de ella el PP, los socialistas y Unión del Pueblo Navarro. Batet reclamó al resto de formaciones políticas que “regresen o se sumen” a la comisión, pero Albert Rivera dejó claro su posición contraria al poco de conocer la propuesta de la ministra.

“Sí, hay que reformar la Constitución para suprimir aforamientos, reformar o cerrar el Senado o cambiar el sistema electoral, todo lo que PSOE-PP han bloqueado. Pero no para inventarse una nación de naciones, sino para reforzar la nación de ciudadanos libres e iguales”, tuiteó el líder de Ciudadanos, en un mensaje directo a Pedro Sánchez, quien en el debate de la moción de censura insistió en que en una nación como España caben territorios que tengan sentimientos nacionales.

Xavier García Albiol, presidente del PP de Cataluña, tampoco dejó pasar ayer la ocasión para insistir en el férreo marcaje que su partido está haciendo a Sánchez desde que se supo que la moción de censura prosperaría y él sería investido. “Solo ha tardado seis días en vendernos a los catalanes [a cambio de los votos del PDeCAT y ERC en la moción], dijo Albiol del presidente, y señaló que no se puede reformar la Constitución para “satisfacer” a los independentistas.

La reforma constitucional se antoja muy complicada por la aritmética parlamentaria, pues requiere —en función de los artículos que se vayan a tocar— el apoyo de al menos tres quintas partes del Congreso (210 diputados) y del Senado. Y es imposible lograr esa cifra sin el apoyo del PP o sin la unión improbable del resto de la Cámara. Con todo, Batet insistió en la necesidad de “superar la crisis institucional y de manera muy particular la de Cataluña", pero que afecta a todos los ciudadanos de España”.

La ministra declaró superada la idea del “imperio de la ley” que caracterizaba el discurso del PP. “Hace falta respetar la ley, la Constitución y el Estatut, pero con eso no basta, hay que escuchar las propuestas de todas las fuerzas políticas y llegar a pactos”, dijo.

Fuente El País - España