Fomento y Pimec se reparten a partes iguales la representatividad

España
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Fomento del Trabajo y Pimec se repartirán durante los diez próximos años la representación en las mesas de interlocución con la Generalitat a partes iguales. También los poco más de dos millones de euros que la Administración autonómica inyecta en las organizaciones patronales por esa presencia en las mesas de diálogo. Pese a esa paridad, y un pacto de intenciones para impulsar la "unidad de acción institucional", a Fomento se le reconoce mayor peso en Cataluña que a Pimec, si bien en el curso de los próximos cuatro años se reducirá del 58% hasta situarse en el 55%, mientras que el de Pimec pasará del 42% al 45%.

Con ese acuerdo, el presidente de Fomento, Josep Sánchez Llibre, y el de Pimec, Josep González, han sellado hoy la paz de un conflicto que se ha prolongado durante los últimos doce años. El acuerdo llega in extremis, a punto de que el Departamento de Trabajo deberia tener en cuenta la contabilidad de empresas, al que Fomento se negaba, y la batalla patronal fuera a más. Por ello el secretario general de Trabajo de la Generalitat, Josep Ginesta, intentó un pacto de última hora el viernes pasado tras muchas horas de negociaciones. Y lo logró.

El pacto, histórico por su trascendencia y la incapacidad de conseguirlo previamente tras pasar por los tribunales, se ha convertido hoy en una fotografía de fuerte valor político. El consejero de Trabajo, Chakir El Homrani, y la de Justícia, Ester Capella (en sustitución del vicepresidente Pere Aragonès, de baja paternal), han presidido la firma del acuerdo con las patronales. ERC, ambos consejeros representan a ese partido, le quita a los convergentes (ahora PDeCAT) la hegemonía política en el ámbito de la empresa en el principal acuerdo que firman las dos grandes patronales catalanas.

La paz sellada entre ambas organizaciones abre una nueva etapa y requerirá cambios sustanciales de personas en las principales instituciones de Cataluña donde se mezcla lo público con lo privado: el consejo de dirección del Servicio de Ocupación de Cataluña (SOC), el Consell de Treball, Econòmic i Social (Ctesc), el Consejo de Relaciones Laborales, el Tribunal Laboral, los distintos organismos responsables de la formación profesional... El listado es largo y en todas ellas entrará más gente de Pimec mientras que el peso de Fomento del Trabajo se reducirá.

"Aquí no ha ni ganadores ni perdedores", ha subrayado Sánchez Llibre para valorar un acuerdo de equilibrios complejos y en el que el reconocimiento de cada patronal se cuantifica tras la siguiente oración: "Sin perjuicio de la unidad de acción y la paridad a todos los efectos indicada en los puntos anteriores, se acuerda una distribución" como la que sigue: este año a Fomento se le reconoce un 58% y a Pimec un 42%. Pero en un periodo de cuatro años ese peso pasará del 55% al 45%. El acuerdo, en su conjunto, tiene una vigencia de diez años desde su firma.

Pese a ser "un día histórico" --ha dicho González-- o "un día muy importante" --según El Homrani--, las diferencias entre las dos organizaciones no han tardado a saltar en la rueda de prensa posterior a la firma del acuerdo. Mientras González destacaba la paridad, Sánchez Llibre subrayaba que Fomento tendrá el predominio en la negociación colectiva (con presencia en más de un 90% de los acuerdos) y Pimec replicaba que si a Fomento se le daba más peso era "por respeto a una entidad que tiene una antigüedad".

El consejero ha resaltado la generosidad de todas las partes y la unidad de acción que contempla el acuerdo pese a que hubo momentos que "no se creyeron el acuerdo". Estaba convencido de que la rúbrica del acuerdo llega en unos daías especiales: "En un momento en que el diálogo se pone en cuestión en el ámbito político, damos un mensaje muy potente para toda nuestra sociedad".

Fuente El País - España