Los patinadores nocturnos del Macba tienen los días contados

Fuente: El País - España

España
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los monopatines ya no pueden circular de noche por la plaza dels Àngels, delante del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba). Este martes por la noche entró en vigor un decreto municipal que prohíbe que los skaters se concentren en la plaza y calles adyacentes entre las diez de la noche y las siete de la mañana. La medida llega tras múltiples quejas de los vecinos por ruido e incivismo. Varios aficionados al monopatín seguían en la plaza del Macba dentro del tramo horario vetado el primer día de la prohibición. La norma no será sancionadora hasta dentro de un mes, con multas que rondarán los 460 euros.

“Hay cinco colegios que acaban a las cinco de la tarde, los niños pasan por la plaza y ven gente bebiendo, con latas y fumando”, cuenta Clara Pérez, vecina del barrio y miembro del colectivo Raval No Resignat. A Pérez no le gusta que sus hijos vean este tipo de comportamientos y duda que la medida del Ayuntamiento mejore la situación: “Creemos que la medida será insuficiente, sobre todo con la llegada de turistas en los meses de verano”. Según ella, la prohibición “irá bien para reducir el ruido, pero no soluciona el incivismo”.

“En el Macba nunca van a prohibir patinar porque, aunque inventen una ley que lo prohíba, la gente va a venir igual”, cuenta Ariana Garañe, una patinadora que lamenta que el ruido del monopatín es inevitable. Según ella, la normativa no afectará a los turistas ya que prevé que, aunque presten sus datos a la Guardia Urbana para ser sancionados, las multas nunca llegarán a un país extranjero. Garañe afirma que son los patinadores visitantes los máximos responsables de la suciedad.

Iñaki García, activista del barrio del Raval, explica que la prohibición ha llegado tras varias jornadas de trabajo entre vecinos, asociaciones de madres padres de las escuelas circundantes y skaters. “Este es un acuerdo fruto del consenso”, apunta. “Los skaters forman parte de la geografía de la plaza del Macba, pero creo que sería necesario hacer un espacio para todo el mundo”.

Mònica Garrigó, miembro de la Asociación de Familias de Alumnos (AFA) del colegio Vedruna Àngels, explica que el problema reside en que les han “robado” la plaza. Sin embargo, es optimista con la campaña de difusión de la nueva norma que el Ayuntamiento lleva a cabo a través de carteles y en las redes sociales. “Nos ha gustado hablar con los skaters porque hemos visto que muchos quieren conservar este espacio y se toman el monopatín como un deporte”. Celebra que la AFA empezará a colaborar con ellos para que enseñen a los niños a patinar. El 21 de junio, Día Mundial del Monopatín, los patinadores quieren impulsar talleres con los vecinos del barrio.

El patinador y fundador de un perfil de Instagram @macbalife, Álex Braza inició en enero una campaña en redes bajo el lema #saveMACBA −salvemos el Macba– para concienciar a los patinadores y usuarios de la plaza de la importancia de la convivencia del que parece ser un lugar sagrado para este deporte en la ciudad. Braza, que también ha colaborado en la campaña del Ayuntamiento y ha participado en las mesas de trabajo, insiste en que quieren resolver el problema: “Nosotros queremos ayudar y buscar una solución. La plaza es de todos y queremos llegar a un punto en que todo el mundo esté contento”. El patinador insiste en que no todos los skaters son “unos fumadores borrachos”, sino que hay muchas familias y negocios que giran en torno al monopatín. De hecho, alrededor de la plaza las tiendas y los bares del mundillo proliferan.

La “meca” del monopatín

Wagner Gallo es brasileño y afirma que se mudó a Barcelona atraído por la cultura del monopatín que se empezó a generar en la ciudad a partir de los años 90. Hasta hace tres años se dedicaba profesionalmente a este deporte, que será olímpico en Tokio 2020. Gallo afirma que las restricciones en la plaza del Macbason necesarias y cuenta que el skate va más allá de muchas ideas preconcebidas: “Yo veo el skate como una herramienta de inclusión social: si eres hombre, mujer, pobre, rico, da igual, si tienes una tabla vas a ser bienvenido”.

Según Gallo, el barrio también podría aprovechar este deporte: “Poner a los niños en el foco del skate seguro que disminuiría el tema de drogas. Van a tener un foco para evolucionar, como deportistas y como personas”. Insiste en que la plaza del Macba es la “meca” del patinaje y por eso no la quiere perder: “Es un sueño de todos los que patinan, venir a Barcelona y patinar en el Macba . Es un lugar de encuentro y tenemos que cuidarla”. De hecho, Barcelona acogerá este verano los mundiales de monopatín. 

Fuente (Fotos y Texto) El País - España