El Alkalde se fue por la Alameda

España
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Antes de que los platos de comida pasaran por Instagram antes que por nuestro estómago, el local de Jorge Juan, 10 de Madrid sirvió durante medio siglo merluza frita, chipirones encebollados y otras tapas con acento vasco. En el mismo local que ocupó el desaparecido Alkalde, acaba de abrir su cocina Alameda, restaurante de nueva ola cuya carta rinde homenaje a su predecesor vasco con unas jugosísimas croquetas de bacalao al pipil. Un guiño a la tradición con un toque de modernidad, el santo y seña del nuevo local.

Dirigen el proyecto José Ángel Castro y Evangelía Chalatsakos, que atesoran su bagaje en el restaurante del mismo nombre en Granada, donde además cultivan los aguacates a los que dedican toda una sección de su carta madrileña, que incluye una suave crema de aguacate y yogur con langostinos; canelón de aguacate con cangrejo real y poke (palabra fetiche en las cocinas este 2018) con aguacate, atún, quinoa, tofu y algas. Es una concesión al producto verde de moda en una época en la que es costumbre que los restaurantes del barrio de Salamanca abusen de la doble etiqueta "producto y tradición" para defender sus propuestas.

Aún así, en esta Alameda se disfrutan de algunos platos que merecen ambas denominaciones. Ahí están sus carnes de buey de raza parda criados en las montañas de León, que pueden degustarse en steak tartar o tataki, albóndigas o a la parrilla de carbón ligeramente ahumados. La cocina tampoco rehúye clásicos donde un restaurante se la juega, como la ensaladilla, esta de centollo y un toque de manzana. Pero es en los crudos donde logra su mejor nota, con el salmón mi cuit con yogur y lima, un atún de almadraba o unas ostras guillerdau al natural o al gin tonic. La carta se acerca desde la vanguardia a pescados blancos como el rodaballo, en este caso con sopa de coco y curry, o al carpaccio de langostino con picantón en diferentes texturas. Y es fácil que alguna de las más de 278 referencias de la carta de vinos haga buena compañía a su elección.

Si se ha reservado para los postres, ahora sí, saque su smartphone antes de atacar con la cuchara los sofisticados montajes del repostero. Y ya que ha desenfundado, apunte al interiorismo firmado por Materia Singular, estudio dirigido por los mismos propietarios de este restaurante pensado para foodies a los que antes llamábamos fanáticos del buen comer.

Restaurante Alameda. Jorge Juan 10, Madrid. Teléfono de reservas: 912 657 724. Precio medio: 60 euros / Menú degustación: 80 euros.  Horario: De 9.00h a 00.00h.

En tres ideas

Lo mejor… La oda al crudo (atún rojo de Barbate; tiradito de corvina) y los buenos pescados (rodaballo, mero y corvina).

Lo peor… El riesgo de quedar reducido a la etiqueta de "restaurante Instagrameable".

Para ir con… Amigos y conocidos. Padres con ganas de arriesgar, pero no tanto.

Fuente El País - España