La Catedral de Notre Dame de París, joya del gótico europeo, sufre un grave incendio

Fuente: El País - España

España
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La catedral de Notre Dame de París, joya del gótico europeo y patrimonio mundial de la Unesco, está sufriendo en la tarde de este lunes un importante incendio que ha derribado ya la emblemática aguja del templo. Una gran cantidad de humo, visible en estos momentos desde kilómetros de distancia, sale del edificio.

Según los bomberos, el incendio está "potencialmente vinculado" a las obras de renovación de la catedral, el monumento histórico más visitado de Europa. El pasado jueves, 16 estatuas fueron despegadas de la catedral para su restauración. El incendio se declaró cerca de las siete de la tarde hora local (la misma en la España peninsular), precisaron los bomberos. La policía ha acordonado la zona y desalojado a los numerosos turistas que se encontraban dentro del monumento.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, calificó en Twitter el incendio de "terrible" y pidió que se respete el perímetro de seguridad. El monumento, obra cumbre del gótico, recibe cerca de 13 millones de visitantes al año. Este emblema de París, situado en la isla de la Cité, rodeada del río Sena que atraviesa la ciudad, fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en 1991. Se edificó entre los años 1163 y 1345, fue reformada durante el siglo XVII dando entrada a elementos barrocos, y lo fue de nuevo en el siglo XIX, momento en el que se erigió la aguja que acaba de caer. En su interior se coronó emperador Napoleón Bonaparte en 1804, se produjo también la beatificación de Juana de Arco, en 1909, y el papa Juan Pablo II ofició una misa en 1980. La iglesia ya sufrió daños por un incendio en 1871, durante la Comuna de París.

Con sus gárgolas y sus icónicos rosetones firmemente asentados en el imaginario colectivo, históricamente vinculado a la cultura y a la literatura (con el jorobado que Víctor Hugo colocó justo allí), el edificio tiene además un alto valor simbólico para los parisinos y los franceses en general. En él se celebraron los funerales de las víctimas de los atentados de noviembre. El presidente François Mitterrand también fue despedido en Notre Dame. Y de ahí parte uno de los ramales del camino francés de Santiago. 

Las reacciones políticas al suceso han sido casi inmediatas. El presidente francés, Emmanuele Macron, ha suspendido un discurso que tenía previsto a las 20.00 horas sobre la crisis de los chalecos amarillos. Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha tuiteado sobre el incendio, recomendado el uso de aviones cisterna.

También han hecho declaraciones sobre el suceso a través de Twitter el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini — que ha ofrecido "toda la ayuda" que su país pueda dar a Francia— y el presidente español, Pedro Sánchez:"El incendio de Notre Dame es una catástrofe para Francia. Y lo es para España y para Europa. Las llamas arrasan 850 años de historia, de arquitectura, de pintura, de escultura. Será difícil olvidarlo. Francia puede contar con nosotros para recuperar la grandeza de su patrimonio", dice la cuenta de Sánchez. La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha insistido, consternada, en la trascendencia de la catedral parisina: "Notre Dame es un símbolo de Francia y de nuestra cultura europea".

Fuente (Fotos y Texto) El País - España