Fuente: El Pais - España

Tras la serie concatenada y coordinada de atentados altamente cruentos que han tenido lugar en Sri Lanka podría decirse, sin más, que ilustran cómo el extremismo islamista está hoy más extendido que nunca en el mundo. Igualmente cabría, sin más, aducir que ponen de manifiesto la medida en que los actos de terrorismo relacionados con el yihadismo global acontecen también allí donde menos se esperan, es decir, fuera de las sociedades mayoritariamente musulmanas en las cuales los yihadistas sitúan a su enemigo cercano o de las occidentales que corresponderían a lo que definen como su enemigo lejano. Pero, si bien lo primero es cierto, esto

Fuente: El Pais - España

Aún falta casi una hora para que entre en vigor el toque de queda, pero los alrededores de la iglesia de San Antonio, en las afueras de Colombo y uno de los blancos de los atentados del domingo, están ya desiertos, y las tiendas cerradas a cal y canto. Varios policías vigilan las calles de acceso al santuario, con su perímetro acordonado con cintas amarillas. Cyril Samantha, de familia católica desde hace generaciones —lleva una imagen de San Antonio en el coche, y su salvapantallas en el móvil es una estatua de la virgen María—, suspira: “Es terrible. Terrible. Nunca antes habían ido a por los cristianos de esta manera”.

Fuente: El Pais - España

“Desde que se ha producido la primera explosión, el pánico y el caos se han contagiado por todo Colombo”, explica por teléfono Vinod Gordon, un empresario local. Gordon cuenta que a las tres y media de la tarde (hora local, doce del mediodía en la España peninsular) la televisión anunció un toque de queda a partir de las seis de la tarde. Gordon ha aprovechado esas horas para comprar algo de cena y algunos productos básicos “por si la situación iba todavía a peor”.

Fuente: El Pais - España

Cualquier partido político que llevara hoy en su programa las bienaventuranzas del Sermón de la Montaña no sacaría un solo diputado. En aquel mitin el profeta de Nazaret clamaba ante la multitud: bienaventurados los mansos, los misericordiosos, los pacíficos, los limpios de corazón y los pobres de espíritu. En el ambiente tabernario de la política española estas palabras levantarían carcajadas, insultos y abucheos contra cualquier candidato de derechas o de izquierdas que las pronunciara. No obstante, estas consignas en apariencia tan blandas sostuvieron el peso de la resistencia pasiva con la que Gandhi consiguió derrotar al Imperio

Fuente: El Pais - España

Aunque todavía nadie se ha atribuido la autoría de los atentados de este domingo en Sri Lanka, el Gobierno del país apunta al grupo yihadista local National Thowheeth Jama'ath (NTJ) de estar detrás de la matanza que ha causado 290 muertos y más de 500 heridos. Hasta ahora, el NTJ era conocido en esta isla del Índico por perpetrar actos vandálicos contra estatuas budistas. A finales de 2016, el secretario del NTJ, Abdul Razik, fue detenido por incitar al racismo.

Fuente: El Pais - España

Hordas de alma teutónica, llamó Luis Araquistain, en el semanario España, a las derechas que mantenían, en plena Gran Guerra, una sorda guerra civil con las izquierdas. Y a El Debate no le cabía duda de que esa división se ahondaba entre los españoles por el antagonismo religioso: las derechas, mayormente germanófilas, respetan, aman y profesan la religión, que en España era la católica, mientras las izquierdas, aliadófilas, eran, según este diario católico, no ya arreligiosas, sino irreligiosas, perseguidoras de la religión católica.

Más artículos...