Sobrecogido, garabateaba notas apresuradas y de reojo observaba aquel cuerpo menudo estrellado contra la calle, el manchón bermellón de sangre se robaba el negro del asfalto; la falda y blusa baratas que ocultaban parte del desastre anatómico; la cartera de material sintético todavía al hombro. Allá arriba, mezclado con el acero del puente, otra vida se desarrollaba en forma de tránsito lento responsable del ruido que se confundía con el viento venido del Ozama histórico.

Ser padre no es para todo el que tenga testículos; tampoco es una condición accidental ni una torpeza en los cálculos: es una elección responsable. Papá es una palabra honda cuyos confines apenas conoce quien siente la gratitud de ser hijo. No es un título ni una deuda; es una gracia. Papá es el primer balbuceo de la vida que convoca instintivamente a la protección más recogida. El perturbado Sigmund Freud decía: ???No puedo pensar en ninguna necesidad de la infancia tan fuerte como la protección de un padre???. Esa vivencia primeriza la encontró Gabriel García Márquez al escribir: ???Cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño,

El futuro no se espera; se construye: es obra inacabada del presente, de un hoy linealmente progresivo. Para hacerlo hay que trabajar. Y no aludo al trabajo que promueve el pensamiento liberal en el que el hombre es pieza de un engranaje dominado por los imperativos del mercado. Me refiero al esfuerzo inteligente, creativo y disciplinado para ser más sujetos y menos objetos.

Hace unos días llegó a mis manos una revista de mercadeo cargada, como siempre, de muchas imágenes y poco texto. Esas publicaciones, como productos del capitalismo tardío, pretenden adecuar sus formatos a las tendencias del negocio editorial del primer mundo.

El reto de la oposición no es conseguir un acuerdo cualquiera, sino un acuerdo viable, que genere confianza. Mas que alianzas, necesitan concertar una política de alianzas incluyente. Apuntalar candidaturas de impacto y arraigo que inspiren, conecten y produzcan diferencia con el modelo dominante.

Al congratular y saludar tales iniciativas, que indudablemente constituirán un valioso soporte y mejoramiento de nivel en la actualización de los medios y recursos de aprendizaje del estudiante dominicano para aproximarnos a sistemas educativos con más elevado estadio de calidad en el hemisferio y en naciones con gran desarrollo como Japón, las naciones nórdicas de Europa y los tigres asiáticos, entre otros, es necesario que el entusiasmo y la verbalización de tales aspiraciones de digitalización del proceso enseñanza-aprendizaje no sea malinterpretado o confundido ???como bien parece ser- por los ciudadanos, concretamente, padres,

¿La democracia, como sistema de gobierno enfrenta momento crítico, todos somos iguales, se grita a pleno pulmón, de modo que todos podemos elegir y ser elegidos y desde luego tener la misma oportunidades de desarrollo y de bienestar. Eso, es en teoría, porque en la práctica cada vez somos más desiguales e incluso hasta dentro de un mismo país, no es lo mismo nacer en la ciudad que en la zona rural, Dicho de otra manera, la desigualdad ha crecido vertiginosamente. Es obvio que no es un problema nuevo; es un problema viejo que pica y se extiende, y se ha agravado no sólo entre personas, sino también entre países y América Latina es sin

Más artículos...