Güibia y otras playas perdidas de Santo Domingo

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Muchos capitaleños de las nuevas generaciones desconocen que décadas atrás los habitantes de la ciudad de Santo Domingo podían disfrutar de cuatro playas, ubicadas en la franja sur, especialmente de la emblemática Güibia, la más demandada, sobre todo durante la era de Trujillo, cuando funcionaba allí un reputado casino. Entonces mucha gente se solazaba bañándose en las claras aguas del Caribe y disfrutaba de la refrescante brisa al amparo de los cocoteros y los almendros. Dada la preferencia de los capitaleños por este espacio público, la playa de Güibia parecía un hormiguero los fines de semana y días feriados.

Aunque no fue tan popular como Güibia, el balneario de Manresa y otras dos pequeñas playas de la zona, una enclavada a la vera del Fuerte San Gil y la otra frente al Banco Agrícola, también concentraban a bañistas, a interesados en la pesca o a quienes simplemente querían recrearse en el privilegiado litoral.

Rememorando aquellos años, el sociólogo e historiador José del Castillo ha escrito que Güibia era la playa de la ciudad, con su balneario público provisto de vestidores, duchas y alquiler de trajes de baño.

El casino en la era

Del Castillo ha contado que el Casino de Güibia era una edificación de dos plantas con terraza y un bar con vellonera, en el que se reunían �??bailadores trenzados y mulatas soberbias�?�, y al que iba a divertirse el mismo dictador con su séquito.

A nivel de la calle, bajo las copas de los almendros se encontraban las butacas haraganas, en las que se echaban los �??contemplativos del mar que buscaban paz�?� y el parquecito de juegos infantiles, ha rememorado.

Esta área, embellecida por las aguas del Caribe, era una �??suerte de santuario de la libertad en medio de la dictadura (de Trujillo), donde se podía practicar lucha libre, jugar, nadar�?� y bailar, ha expresado el investigador.

�??Este balneario está arraigado en la historia de Santo Domingo. No en balde la hoy avenida Independencia fue llamada el Camino de Güibia. Entre 1885 y 1903 un tranvía daba servicio desde el puerto a Santa Bárbara, conectando con el Fuerte de la Concepción sito al norte del parque Independencia donde estaba la estación central, para rodar hasta Güibia y luego alcanzar a San Gerónimo�?�, contó Del Castillo.

Según ha relatado el escritor Efraim Castillo, en su novela Guerrilla nuestra de cada día, al casino acudían familias acomodadas y el balneario era para las chopas, obreros, guardias, policías y marineros.

Con la caída de la dictadura, la estrella del casino Güibia cambió drásticamente, pues pasó a manos de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, que desde entonces mantiene allí su Club de Profesores, y justo al lado se encuentra el restaurante Adrian Tropical, ubicado donde antes estuvo un destacamento de la policía.

Daños irreversibles

El huracán David, ocurrido el 31 de agosto de 1979, mientras gobernaba Antonio Guzmán, tuvo graves repercusiones en las playas, especialmente en las pequeñas del Fuerte San Gil y del Bagrícola, pues el fenómeno cambió su topografía y perdieron atractivo.

El huracán, de categoría cinco y con vientos de 240 kilómetros por hora, penetró al territorio dominicano entre Haina y San Cristóbal a las 3:00 de la tarde y dejó a la nación en estado ruinoso, con un elevado saldo de muertos, desaparecidos y damnificados. Además, destruyó en más de un 70 por ciento el alumbrado eléctrico y causó severos dañó al acueducto de Santo Domingo y al sistema telefónico.

En julio de este año 2018, causó un gran impacto a la población la divulgación de noticias e imágenes que revelaban que la playa de Güibia y gran parte del litoral sur del Malecón se habían llenado de plásticos y otros desechos sólidos, arrastrados por las corrientes, desde la orilla del río Ozama.

Jornada de limpieza realizada en la playa de Güibia en el 2009.
Jornada de limpieza realizada en la playa de Güibia en el 2009. ( )

Esta situación obligó a que se hicieran diversos operativos de limpieza de parte de instituciones como el Ayuntamiento del Distrito Nacional y la Dirección de Mantenimiento de Carreteras del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

Anteriormente, en el 2012 fue dado a conocer un estudio realizado por el Instituto de Innovación en Biotecnología e Industria (IBBI), que puso en evidencia un alto grado de contaminación en un espacio de casi 100 metros utilizado como balneario en la zona del Malecón, próximo a la Plaza Güibia.

Desde que Güibia es receptáculo del vertido de líquidos cloacales y residuales y desde que prevalece la acumulación de basura, la playa ha perdido atractivo y muy pocas personas se aventuran a bañarse en sus aguas contaminadas.

Intervenciones en la zona

La otrora visitada playa de Güibia, con más de cien años de historia como espacio público de Santo Domingo, ha experimentado intervenciones de varias administraciones edilicias, como fueron las que hizo José Francisco Peña Gómez, cuando fue síndico de la capital, del 1982 al 1986, la de Rafael Corporán de los Santos, del 1990 al 1994, que construyó una fuente en forma de grifo, y la de Rafael Suverbí Bonilla, del 1994 al 1998, que erigió una fuente cibernética.

Esas y otras gestiones municipales han tratado de impactar en el área costera sin lograr rescatar la playa de la contaminación, que impide que se pueda usar como balneario, tal como ocurría en décadas pasadas. En la administración del anterior síndico peledeísta Roberto Salcedo, una parte del espacio de Güibia era convertido en un balneario temporal, debido a que el ayuntamiento instalaba piscinas para uso público durante el asueto de Semana Santa. Entonces, también se instaló un gimnasio al aire libre.

$!El entonces síndico José Francisco Peña Gómez inaugura una obra en el balneario de Güibia, durante su gestión, de 1982 al 1986. Le acompaña Rafael Suberví Bonilla, entre otros.
El entonces síndico José Francisco Peña Gómez inaugura una obra en el balneario de Güibia, durante su gestión, de 1982 al 1986. Le acompaña Rafael Suberví Bonilla, entre otros. (

Fuente Diario Libre